Verdades y fantasías del 17 de octubre de 1945

Por Santiago Senén González (*)

El 17 de Octubre de 1945 marcó un hito de la historia política argentina que hoy sigue siendo materia de estudio, análisis y discusión. Han pasado 71 años y quedan ya pocos protagonistas vivos y los relatos sobre lo acontecido esa jornada en la ciudad de Buenos Aires están teñidos de las interpretaciones, reescrituras y testimonios posteriores. El proceso histórico que alumbró aquella fecha fue, por cierto, lo suficientemente fuerte como para marcar en profundidad la propia reconstrucción de los hechos, considerados una matriz de la identidad política naciente al calor del liderazgo de Juan Domingo Perón.

Sin embargo, pese a la acumulación de estudios e investigaciones, hemos encontrado algunos textos que pueden considerarse en la «historia menuda». Se trata de anécdotas que revelan aspectos de la vida cotidiana de los principales actores de la importante jornada:

-Una silla «vacía» en el Luna:

Una semblanza del comienzo de la relación entre la joven actriz de radioteatro Eva Duarte con el coronel Perón la dio Domingo Alfredo Mercante, hijo de Domingo Mercante, gobernador de la provincia de Buenos Aires durante la primera presidencia de Perón, y colaborador directo en los años de Trabajo y Previsión. El 15 de enero de 1944, un terremoto sacudía la ciudad de San Juan causando su casi total destrucción. El gobierno organiza una colecta pública de la que participan en persona los funcionarios, entre ellos Perón. A fines de enero, hecha la colecta, se realiza el célebre acto en el Luna Park. Había «una» actriz que, al igual que varias mujeres del ambiente radial, habían fijado su atención en Perón y ya había obtenido cierto ascendiente sobre los empleados de la Secretaría, logrando reservar una silla al lado de Perón. Mercante, de inmediato, comenzó a buscar entre los presentes a alguien más aceptable para ocupar el lugar (…) Al divisar entre los concurrentes a Eva Perón, y recordando su simpatía y la fácil llegada que había tenido al coronel Perón en la audiencia previa al acto, fue en su busca, y sin darle ninguna explicación, ante el asombro de la requerida, la tomó de la mano y la obligó a que lo acompañara, conduciéndola a la silla vacante. Mientras algunas versiones hablaban que la presentación de Eva a Perón la habían efectuado desde Homero Manzi hasta el animador Roberto Galán, el hijo de Mercante, en su libro «El Corazón de Perón» sostuvo que fue como relatamos.

-Evita y la jornada del 17:

La participación e influencia de Evita en los sucesos del 17 de Octubre, a más de un año de aquel momento, es parte de la controversia histórica. Para Cipriano Reyes, Eva no cumplió papel trascendente. «Recién la conocí cuando Perón me convocó para formar el partido Laborista», sostenía. Pero, como señaló la historiadora Marysa Navarro, sin embargo, el sindicalista no dudó respecto de la influencia y el impacto causado en el movimiento obrero por Perón, Mercante y otros oficiales del Ejército.

En tanto, el metalúrgico Angel Perelman (primer secretario general de la UOM) afirmará en sus memorias que Eva Perón estaba «en un auto recorriendo los barrios y difundiendo la orden de un paro general».

Otras versiones la ubican en horas de la mañana del 17, acompañada de su hermano Juan Duarte, intentando visitar infructuosamente a Perón en el Hospital Militar y luego retirándose a casas amigas (entre ellas, la de la actríz Pierina Dealesi) a aguardar el fin del acto en la Plaza de Mayo.

-Juntos, Eleuterio y Cipriano:

«El día 17, el secretario general del sindicato en nuestro frigorífico, Francisco Díaz -que era anarcosindicalista y un maestro de muchos gremialistas- nos citó a todos los delegados y a los activistas temprano y nos anunció que la huelga estaba declarada. Formamos piquetes de huelga para ayudar a parar a los obreros de otros gremios que podrían no estar de acuerdo con la medida. Estos estaban ligados al comunismo; entre ellos, el gremio de la carne, que mantenía una organización denominada FOIC (Federación Obrera de la Industria de la Carne) pero ya había perdido mucho peso. Ellos sacaron un comunicado el mismo 17 criticando la medida de fuerza. Nuestro gremio, la Federación de Sindicatos Obreros Autónomos de la Industria de la Carne cuya secretaría general ocupaba Cipriano Reyes, cumplió un papel fundamental en esos días», le dijo Eleuterio Cardoso a Fabián Bosoer y al autor de estas historias cuando lo entrevistamos para nuestras investigaciones hace mas de 20 años. «Al grito de `’viva la huelga’ y ‘viva el coronel’, recorrimos los establecimientos fabriles de Avellaneda». Cipriano Reyes y Eleuterio Cardoso tuvieron distintos destinos en su vida política. Uno de ellos fue uno de los más importantes dirigentes del Partido Laborista y sufrió años de cárcel por su presunta vinculación a un complot. En tanto Cardoso, tuvo relevantes cargos en el gremio como también en el partido peronista y fue agregado laboral .entre otros países- en Chile y Polonia.

(*) Periodista e historiador especializado en el movimiento obrero argentino.

Artículos Relacionados