Proponen guardar durante 100 años el ADN de los condenados por violación

Un proyecto aprobado en la Cámara de Senadores de la provincia de Buenos Aires busca elevar a 100 los años en que se almacena la información genética de los delitos contra la integridad sexual. La iniciativa es impulsada por el Frente Renovador.

Desde el año 2008 existe en la provincia de Buenos Aires el Registro de Condenados por Delitos contra la Integridad Sexual, que es administrado por la Suprema Corte de Justicia, en el cual los datos genéticos de los agresores son almacenados hasta que se cumple la condena y luego son destruidos.

La iniciativa de la senadora del Frente Renovador Micaela Ferraro ahora deberá ser tratada en Diputados y busca que la información genética del banco de datos de condenados con sentencia judicial firme por delitos contra la integridad sexual sea guardada por 100 años.

La legisladora precisó que «este era un pedido de las ONG relacionadas con víctimas de violaciones, que nos decían que era necesario guardar el material genético más allá del momento en que se cumple la condena del abusador o violador porque si no, cuando éste sale puede reincidir pero ya no se cuenta con su ADN para cotejar».

Sostuvo que «ahora estará determinada taxativamente la cantidad de años, aunque el registro seguirá siendo confidencial y sólo de acceso para la justicia e investigadores».

Afirmó además que «con esta modificación en el registro, no sólo será posible reconocer qué agresores son reincidentes una vez que son detenidos, a pesar de haber transcurrido el tiempo de almacenamiento. Además hará posible y acelerará las capturas de agresores que por ser reincidentes figuren en el banco, gracias a la posibilidad de cotejar las muestras con las extraídas de la víctima en el momento de la denuncia».

«El miércoles, miles de hombres y mujeres llenaron las plazas al grito de ‘Ni una menos’. La violencia en nuestro país aumentó drásticamente en los últimos años y como legisladores debemos tomar medidas contra la impunidad», dijo la senadora.

Agregó que «si nosotros no protegemos a las bonaerenses, las mismas que nos pusieron en estas bancas, serán muchas más y difícilmente logremos terminar con la violencia sexista».

«Para que no haya ni una menos, necesitamos cambios culturales de fondo, como la paridad que viene a corregir históricas desigualdades que nos ubican por debajo de los hombres, pero además necesitamos medidas inmediatas que protejan a nuestras mujeres y que condenen a los agresores, marcando un precedente sobre el accionar judicial al respecto», finalizó Ferraro.

Artículos Relacionados