Chau a los desalojos en asentamientos bonaerenses

La Cámara de Diputados bonaerense sancionó una ley que suspende por dos años los desalojos en asentamientos, y que prevé que se realice una relocalización para dar solución habitacional a las familias que se encuentran en esa situación.

La iniciativa, impulsada por la senadora Mónica Macha del Frente para la Victoria (FpV), modifica el artículo 70º de la ley 14.449 de Acceso Justo al Hábitat para evitar desalojos.

Asimismo, incorpora al Código Procesal Civil y Comercial provincial un artículo por el cual, antes de ordenar el desalojo de familias que habiten en una villa o asentamiento precario, el juez «deberá oficiar al Ministerio de Infraestructura bonaerense a fin de constatar si dicha villa o asentamiento está incluido en el Registro Público» pertinente.

En caso de estar incluido en dicho Registro, no podrá ordenarse el desalojo por el plazo establecido.

Macha explicó que la norma prevé una excepción lógica para aquellos desalojos que se fundamenten en un peligro para la seguridad e integridad física de las habitantes, por factores socio-sanitarios, ambientales o por riesgo de derrumbe.

«En estos casos, se deberá proceder a la relocalización de las familias, promoviéndose una solución habitacional definitiva para las personas y familias afectadas», expresó la legisladora y añadió que “hoy necesitamos de marcos legales que garanticen que nadie se quede en la calle».

Macha sostuvo además que «en menos de un año de gobierno, el macrismo ha generado una crisis muy fuerte en los sectores con menos recursos, poniendo en riesgo situaciones cotidianas como la alimentación y la vivienda. Pensamos esta ley para que ningún bonaerense sufra un desalojo y sus consecuencias profundamente violentas”.

«No nos podemos quedar de brazos cruzados cuando vemos que en la provincia cientos de familias se ven amenazadas por la posibilidad de un desalojo», expresó y analizó que «sabemos que son situaciones traumáticas cuyos efectos no son solo materiales, el hecho de no tener donde vivir, sino que también dejan huellas simbólicas muy graves en los niños o niñas que sufren esta situación”.

Cabe señalar que de acuerdo a un informe recientemente difundido por la ONG Techo, unas 400 mil familias viven en asentamientos informales en la provincia, los que representan el 55 por ciento del total que hay en el país.

En tanto, a fines del año pasado, en varios municipios bonaerenses tales como Mar del Plata, La Plata, Tandil y Merlo, diversas familias procedieron a la toma ilegal de terrenos en búsqueda de resolver su situación habitacional, hecho que generó graves incidentes con la Policía que los desalojó violentamente.

Artículos Relacionados