Marplatenses exigen más playas públicas

Por Martín Soler, enviado especial a la Costa Atlántica

La Asamblea por los Espacios Públicos del Colectivo Faro de la Memoria de Mar del Plata realizó este domingo la primera “sombrilleada” de 2017 en defensa del espacio público costero. Los reclamos se realizaron en la zona de La Perla y en el Torreón del Monje, para luego marchar y nuclearse en la Rambla, en donde se abrieron las sombrillas para visibilizar el pedido.

“Buscamos visibilizar la situación que sufrimos al ser expulsados de nuestras playas así como también la problemática que genera la usurpación del espacio público por parte de privados y la falta de control por parte del Estado”, explicaron desde la Asamblea.

A su vez, insistieron en que ”estos hechos que se presentan cada temporada, generando situaciones de conflicto a ciudadanos y visitantes, deberían ser incorporados y tratados en la agenda política del municipio teniendo en cuenta la importancia de nuestra ciudad como centro turístico del país”.

“Los ciudadanos exigimos el control estatal para evitar el abuso de los privados sobre un bien común como lo son las playas, la restitución de nuestro espacio público, y que se efectúen sanciones a aquellos que expulsan personas de la playa”, remarcaron.

“No falta playa, sobran carpas”, fue la consigna que más se escuchó entre los vecinos de las zonas sur y norte de la ciudad de Mar del Plata, quienes piden el cuidado de los espacios públicos, especialmente “resguardar a los ciudadanos y a los turistas de situaciones de expulsión” y “eliminar todo material intimidatorio de la costa como sogas, vallas, alambrados”.

“Es una situación critica, lamentable y muy perjudicial para el turismo de la ciudad y ante la indiferencia gubernamnetal por la escasez de playa publica, maltratos y expulsiones por parte de los privados”, señaló Karina Huarte, representante de una de los grupos de manifestantes.

Asimismo, recordó la ley nacional 17.711 que establece que las playas y riberas son bienes públicos, por lo que insistió en que “se controle lo estatal sobre lo privado, que se cumpla la legislación nacional, provincial y municipal que proteje el acceso, uso y mantenimiento de los espacios públicos”.