Distinguen a Caparros como “una de las principales voces del periodismo literario latinoamericano”

Martín Caparrós, autor de obras emblemáticas del periodismo narrativo o literario como “Larga distancia” y “El interior”, fue distinguido con el premio María Moors Cabot, el más antiguo en el campo periodístico que, otorgado por la Universidad de Columbia, lo reconoció como “una de las principales voces del periodismo literario latinoamericano”.

Creado en 1938 por Godfrey Lowell Cabot como homenaje a su esposa, este galardón premia con cinco mil dólares la excelencia periodística en distintos campos, y se entregará, junto con una medalla de oro, el próximo 10 de octubre en esa academia neoyorquina. Entre quienes recibieron la distinción (dedicada este año a la memoria del periodista mexicano asesinado Javier Valdez) se encuentran la brasileña Dorrit Harazim, Mimi Whitefield, del Miami Herald; y Nick Miroff, del Washington Post.

“Me alegra que una de las grandes escuelas de periodismo haya decidido premiar a alguien que nunca estuvo en una escuela de periodismo. Y, por supuesto, me alegra mucho que ese alguien sea yo”, contestó Martín Caparrós desde Madrid, por correo electrónico.

Caparrós confirmó que el 10 de octubre viajará a Nueva York, Estados Unidos, a la entrega del galardón. Y agregó: “Me alegra mucho que un premio que suele dedicarse a los géneros de ‘periodismo duro’ -la actualidad, la investigación- reconozca esta vez a alguien que trabaja más el llamado ‘periodismo literario’, la crónica, formas más narrativas”

El último libro de reflexiones sobre el ejercicio del periodismo escrito por Caparrós fue “Lacrónica”, publicado en 2015; antes había editado obras como “El Interior, crónicas de viajes por las provincias argentinas”, “Contra el cambio” y “El hambre”; mientras que en 2016 publicó la novela “Echeverría”, género en el que se inscriben otros libros como “Los Living”, “El tercer cuerpo” y “La noche anterior”.

La Universidad de Columbia informó que este año, en lugar de una distinción especial, el jurado escribió una declaración conjunta condenando las “condiciones brutales” que enfrentan los periodistas en México e hizo un llamado para terminar con la impunidad, que dejó una cifra de más de 145 cronistas muertos, desaparecidos o víctimas de intentos de asesinato desde 2000.

“Anunciamos los ganadores de este año en un tiempo en el que nos damos cuenta del peligro intrínseco al periodismo independiente e investigativo, y de nuevo nos acordamos de la vulnerabilidad de los reporteros y la necesidad de unirnos a ellos,” declaró Lee Bollinger, rector de la universidad, en un comunicado.

El año pasado otro argentino, el fotógrafo Rodrigo Abd, de Associated Press, se alzó con el premio; sumándose a otros personajes locales como Victoria Ocampo en 1965, Jacobo Timerman en 1981, Hermenegildo Sábat en 1988, y Jorge Fontevecchia en 1997.

Artículos Relacionados