Nota de Opinión: Cartasegna está desnudo

Por Dr. Juan José Losinno (*)

El reciente escándalo judicial del fiscal de La Plata, Fernando Cartasegna, derivará seguramente en la destitución del mismo en tanto se lo han tropezado y no pueden esquivarlo, pero, a rigor de ser sincero, no es sino uno solo más de los tantos fiscales que debieran ser investigados –al menos- y ello no es el problema central que aqueja al Departamento Judicial de La Plata.

En un rápido pantallazo me han llamado la atención dos de las imputaciones: la existencia de varias caratulas en blanco con numeración asignada y el severo atraso en la testimonial del caso Miguel Bru. Es entonces cuando la pregunta deviene necesaria ¿Quién controlaba a Cartasegna? –el fiscal general de La Plata, Héctor Vogliolo- y siguen las preguntas: ¿Pudo el Fiscal General desconocer o dejar de controlar esas severas irregularidades especialmente la que surgía del sistema informático? La respuesta debe ser contundente: no! Y entonces surge incompleta la investigación que ha ordenado el Procurador General, Julio Conte Grand. La Fiscalía General de La Plata es donde debe ponerse el foco y no sólo en Cartasegna. Pero hay más.

Nadie controla a nadie ni nada en el fuero platense.

¿Cómo puede ser que la causa seguida al ex gobernador Daniel Scioli aún no haya sido elevada a juicio si el tiempo de la investigación debe ser de 4 meses prorrogables por 2 o 6? ¿Nadie controla al fiscal?

¿Cómo puede ser que no exista una investigación para evaluar la actuación del fiscal que no apeló el meteórico sobreseimiento dictado en favor de Scioli por enriquecimiento ilícito?

En definitiva seguimos igual que en los tiempos de la ex procuradora María del Carmen Falbo que no investigó la actuación de la fiscal, que ni apeló ni controló los plazos procesales en la causa en la que se declaró prescripta la acción por la investigación del supuesto enriquecimiento ilícito del actual diputado nacional Raúl Perez –artífice de la lista de Sergio Massa.

Los enriquecimientos ilícitos de los funcionarios bonaerenses no se investigan en tiempo y forma lo que permite que hoy, acaudalados políticos, sigan manejando enormes cuotas de poder en los destinos de la provincia.

Hace unos meses le denuncié al actual procurador –a través de la nota 5147/17- que el Subprocurador Juan Angel De Oliveira no estaba ni estuvo nunca en condiciones de asumir la responsabilidad que implicaba tamaño cargo. Le acompañé un video que habla más que mil palabras que podría haber sido una obra maestra de Fidel Pintos y por aquí debe transitar el actual Procurador, debe hacer cirugía mayor y descabezar la Procuración que en 12 años de gestión de Falbo-De Oliveira guardaron silencio cómplice.

Así, Cartasegna aparece como lo menos preocupante y debe investigarse el accionar del controlador directo de Cartasegna –el Fiscal General- y el de los controladores del Fiscal General –los funcionarios de la Procuración General-. Así y sólo así habrá un cambio en la justicia platense que hasta hoy es un sigamos.

He dejado para el último la actuación en estos procesos de dos actores principales que también deben ser investigados por su complicidad a través de la inacción en estos 12 últimos años y tienen que asumir el rol que han elegido. Me refiero a dos grandes ausentes: La Fiscalía de Estado de la Provincia de Buenos Aires y el Colegio de Abogados de La Plata comandado por Ricardo Blas Casal y el Movimiento Innovador.

Valga esta nota para hacer un llamado de atención que generará, sin dudas, un Ministerio Público Fiscal que esté a la altura de las circunstancias y contribuya al cambio que necesitamos todos los bonaerenses –en especial los platenses-. Cambiemos!!!!

(*) Abogado penalista de La Plata – Conjuez abogado de la Suprema Corte bonaerense

Artículos Relacionados

Deja un comentario