Fatal asalto en Lomas de Zamora

Un hombre mató a un joven de 18 años e hirió a un adolescente de 15 cuando aparentemente se resistió a tiros a un robo en su local del partido bonaerense de Lomas de Zamora. Los familiares de los jóvenes baleados protagonizaron incidentes y arrojaron piedras y bombas molotov contra la casa del autor de los disparos en venganza por lo ocurrido, informaron fuentes policiales.

El hecho ocurrió en un local de venta de zapatillas llamado «AP Sport», ubicado en la calle Ricardo Palma esquina Amberes, de la localidad bonaerense de Villa Centenario, en ese partido del sur del conurbano, donde murió Javier Agustín Argüello (18), mientras que un adolescente de 15 años -se preserva su identidad porque es menor de edad- resultó herido de un balazo en el abdomen y se encuentra grave en un hospital.

Según los investigadores, todo comenzó cuando dos jóvenes ingresaron al comercio y aparentemente amenazaron con armas al dueño del local, un hombre de 40 años de nacionalidad paraguaya que vive a pocos metros, a quien le exigieron la entrega del dinero y de objetos de valor.

La versión policial señala que en ese momento el comerciante extrajo una pistola calibre .45, de la cual es legítimo usuario y posee portación reglamentaria, y se resistió al asalto a los tiros, lo que generó un intenso tiroteo.

En el intercambio de disparos, el joven de 18 años de apellido Argüello recibió un balazo y cayó muerto en la vereda a pocos metros del ingreso al comercio, en tanto que el adolescente recibió un tiro en el abdomen y quedó herido en medio de la calle.

De inmediato, los vecinos llamaron a la policía y el adolescente fue trasladado a la Unidad de Prontos Auxilios (UPA) de Villa Fiorito, tras lo cual fue trasladado al Hospital Gandulfo, donde esta mañana permanecía internado en terapia intensiva.

Tras el hecho, familiares de los dos jóvenes baleados se hicieron presentes en el lugar, agredieron a los policías que se hallaban realizando los peritajes y arrojaron piedras contra el frente de la casa del comerciante y bombas del tipo molotov.

Fuentes policiales aseguraron que los incidentes se extendieron durante varias horas y que los policías tuvieron que dispersar a los manifestantes arrojando postas de goma y gases lacrimógenos.

Los disturbios terminaron con cuatro efectivos de la comisaría de Villa Centenario heridos por los piedrazos, uno de ellos con un profundo corte en la cabeza, por lo que fue trasladado a un centro asistencial donde le aplicaron cinco puntos de sutura.

Los familiares del adolescente herido acusaron al hombre que disparó de ser un dealer, que vende drogas en el barrio desde hace pocos meses.

«Este tipo que dice ser un comerciante utiliza su local para vender drogas y destruir a todos los chicos del barrio», dijo la abuela del adolescente herido en medio de una crisis nerviosa.

El caso es investigado por la Unidad Funcional de Instrucción 3 de Lomas de Zamora, a cargo del fiscal Héctor Toneguzzo, quien ordenó el secuestro del arma utilizada por el comerciante, marca Rugger calibre .45, como así también el revólver .32 largo que portaba uno de los supuestos asaltantes.

Además, pidió el secuestro de las cámaras de seguridad del local y ordenó a los policías que busquen otras cámaras de seguridad del barrio.

Artículos Relacionados