Carmen de Patagones, lugar de encuentro entre historia y naturaleza

Los recorridos por el casco histórico de Carmen de Patagones, el museo de la Prefectura Naval y las Cuevas Maragatas, son los principales atractivos turísticos de esta ciudad del extremo sur bonaerense en temporada baja, junto al Cerro de la Caballada, las termas, estancias y la Bahía San Blas.

El municipio más austral y extenso de la provincia de Buenos Aires y el único de esta jurisdicción que pertenece a la Patagonia cuenta, además, con una gran diversidad de atractivos culturales y naturales, entre los que se destacan los ríos Negro y Colorado y sus 160 kilómetros de costa frente al océano Atlántico.

La antigua ciudad de estilo colonial atesora un rico patrimonio arquitectónico que se refleja en sus 24 manzanas que conforman el sector histórico, de configuración irregular y repartidas sobre la barranca del río Negro.

Al respecto, el subdirector de Turismo de Carmen de Patagones, Nahuel Malespina, señaló a Télam que “al recorrer las calles coloniales zigzagueantes se puede ingresar a ranchos que datan de 1820 y a las cuevas hogares de fines de siglo XVIII”.

Un paseo por el casco histórico permite apreciar los testimonios más representativos de la historia de la región, entre ellos la Iglesia Parroquial Nuestra Señora del Carmen.

También están las casas de adobe construidas en 1820, el museo de la Prefectura Naval Argentina, las Cuevas Maragatas, la Barraca Sassemberg, el Palacio Landalde, la plaza 7 de Marzo y la zona del puerto, con sus bares típicos.

Malespina afirmó que “la fisonomía irregular del terreno, que se desarrolla sobre la barranca, ofrece una vista única donde sobresalen las torres de la Iglesia Parroquial y su torre atalaya del fuerte y las mejores postales de la zona costera”.

Las visitas guiadas peatonales, que son organizadas por el museo histórico regional Emma Nozzi permiten visitar los ranchos coloniales Rial y La Carlota y la Casa de la Tahona, que fueron construidos en 1820 y en la actualidad son Monumentos Históricos Nacionales.

El subsecretario de Turismo de la provincia de Buenos Aires, Ignacio Crotto, señaló que estas construcciones “son el fiel testimonio del naciente proceso económico y social acontecido en la aldea de Patagones”.

Las cuevas hogares, que pertenecieron a los primeros pobladores y que se encuentran en dependencias del museo histórico regional, y el rancho Rial, donde se pueden apreciar los tejidos con técnicas mapuches, completan los atractivos del paseo.

El circuito urbano continua en el denominado Pasaje San José de Mayo, que tiene una gran vista panorámica hacia la ciudad de Viedma, y en la mítica torre del antiguo fuerte del Carmen, que brinda las mejores vistas de la zona.

Las siguientes paradas del recorrido son la iglesia Nuestra Señora del Carmen, declarada Monumento Histórico Nacional, que fue el primer centro Salesiano de esta ciudad y del sur argentino, y el mausoleo del insigne navegante maragato comandante Luis Piedra Buena.

El paseo urbano culmina en el rancho La Carlota, una antigua casa-museo que se encuentra amoblada acorde a la época y gracias al aporte de los vecinos.

El Cerro de la Caballada, al sudeste de la ciudad, es el emblemático recuerdo de la derrota del Imperio del Brasil en su intento de invadir Argentina, cuyas fuerzas militares desembarcaron pero fueron derrotadas por milicias conformadas por los pobladores del entonces fuerte de Carmen de Patagones.

El subdirector de Turismo local destacó que “los cercos en esta vivienda eran de tuna chumbera y a ctualmente se conserva este cerco vivo, siendo muy característico de este rancho”.

Los atractivos naturales de Carmen de Patagones surgen a partir de los ríos Negro y Colorado y de su proximidad con el litoral atlántico.

El catamarán Currú Leuvú II ofrece la posibilidad de tomar contacto directo con la naturaleza del río Negro y sus islas y de obtener las mejores vistas de la Comarca y del poblado histórico.

El cordero patagónico, un plato típico de la región, y los criaderos de ostras, ubicados en San Blas y Los Pocitos, son otros de los atractivos que promueven el fortalecimiento de la identidad regional de esta localidad ubicada en el extremo sur de la provincia de Buenos Aires.

Crotto manifestó que “las ostras son un desarrolló único en nuestra provincia y además de colaborar para posicionar el destino desde la gastronomía, son de vital importancia para el desarrollo productivo de los pueblos turísticos de San Blas y Los Pocitos”.

El subsecretario de Turismo bonaerense remarcó que este atractivo “atrae inversiones, genera empleos y permite el acceso a mercados de alto nivel de ingresos”, motivos por los cuales “constituye una posibilidad fantástica para el desarrollo de la región”.

Artículos Relacionados

Deja un comentario