Bahía Blanca se despidió del “Festival Internacional de Poesía”

Después de cuatro días de lecturas, talleres, debates, conciertos y presentaciones de libros, la séptima edición del Festival de Poesía Latinoamericana llegó a su final en Bahía Blanca, de la mano de la mano de más de veinte poetas de distintas partes de América Latina que debatieron los modos de trabajar la palabra.

Algunas de la actividades que se apreciaron a lo largo de estos intensos días fueron la conferencia y lectura del poeta peruano Mario Montalbetti, conciertos de Rosario Bléfari, talleres literarios del mexicano Sergio Ríos, encuentros performáticos nocturnos, debates sobre la cuestión de género a cargo de las militantes feministas Florencia Minici y Agustina Paz Frontera, la feria de editoriales independientes y las jornadas de poesía en las escuelas.

El Festival se realiza en una ciudad que hace tiempo tiene a la poesía como centro: la mítica editorial VOX, llevada adelante por Gustavo López desde hace 30 años; “Poesía civil”, emblemático libro de Sergio Raimondi, y la serie de volúmenes englobados en “Cuadernos de Lengua y Literatura”, de Mario Ortiz, son algunos de los ejemplos que evidencian la vida poética en este lugar.

El escritor Omar Chauvié, uno de los organizadores del encuentro, habló sobre la séptima edición del Festival, que incluyó la presencia de poetas jóvenes como Celeste Dieguez, Juan Rux, Luciana Caamaño, Luis Marecos, Francisco Bitar y Natalia Romero.

“Estamos muy conformes con la convocatoria. Arrancamos en 2011 con muy pocos invitados, con menos infraestructura, no teníamos la práctica con el público ni con los invitados de lo que era hacer un festival de esta magnitud”, repasó Chauvié.

Pero este año, continuó, “nos sucedió que empezamos muy bien con la apertura en el playón de la universidad, hubo mucha gente en la conferencia de Montalbetti y el Centro Histórico de la Ciudad hasta nos quedó un poco chico. Es un dato importante en relación a otras ediciones”.

Según Chauvié, “en relación a otros años, se ajustaron algunas cosas que tienen que ver con la difusión, se ha trabajado mucho en convocar a distintos actores de la comunidad. Eso hizo, por ejemplo, que se tuviera noticia de nuestro invitado principal, Montalbetti, desde bastante temprano; entonces, a la conferencia inaugural asistió mucha más gente de la que esperábamos”.

“En el espacio cultural Pez Dorado, que recibe unas cuarenta personas en el lapso de una noche, se había duplicado ese número. Cada una de las actividades que hicimos ahí durante la noche estuvo repleta. En ese sentido, nos sentimos conformes. Además, los invitados que tuvimos ofrecieron hermosas demostraciones de lo que saben hacer. Nos interesaba que hubiera una variedad de oferta”.

“Durante el Festival pudimos ver desde poetas más ligados a la cultura del libro, con formas quizás menos innovadoras, hasta poetas como Luciana Caamaño, que trabajan la parte performática y la puesta en escena, pasando por cuestiones que vinculadas a los diversos procedimientos y trabajos con el lenguaje, como pudo ser la obra de Douglas Diegues. La gente recibe con interés todo el arco de posibilidades”, remarcó.

Chauvié señaló: “Con Oscar Taborda hablábamos de la cantidad de oportunidades que tiene un poeta para mostrar lo que hace. El ajuste de los noventa se sintió fuerte en la poesía, incluso siendo una disciplina que no necesita tantos recursos. Se pueden ver muchas actividades que ponen en contacto a las personas, las ideas y las obras”.

“En los doce años del gobierno anterior, Bahía tuvo un crecimiento notable en la cantidad de oferta de espacios culturales y círculos de difusión cultural. A excepción de VOX, que es una editorial vanguardista para la poesía, las editoriales independientes son fruto de ese periodo. Eºstamos viviendo el remanente de esa experiencia. Creo que vamos a tener que evaluar cómo sigue de acá a dos o tres años”, consideró el organizador.

“Bahía, en cuanto a su vida poética, se mantiene, a pesar de las dificultades, en una situación bien interesante. La gente se ve atraída a conocer cómo es la ciudad donde Raimondi escribió ‘Poesía civil’, o cómo es la ciudad donde Ortiz concibió los ‘Cuadernos de Lengua y Literatura’, entre otras movidas, encuentros y ofertas estéticas diferentes, que siempre tratamos que confluyan”, concluyó.

Artículos Relacionados

Deja un comentario