El penoso camino a Rusia desde la silla caliente del DT

La selección argentina de fútbol sufrió más de lo previsible para clasificarse a Rusia 2018 y en medio de la crisis deportiva e institucional, que también arrastró a las juveniles a quedarse afuera de las principales competencias o a cumplir pobres desempeños, la mayor tuvo por primera vez en la historia a tres entrenadores en una misma eliminatoria: Gerardo Martino, Edgardo Bauza y Jorge Sampaoli.

El “Tata” Martino (19 triunfos, 7 empates y 3 derrotas en 29 partidos) fue dos veces subcampeón de América (Chile 2015 y Estados Unidos 2016), e inició el ciclo de la clasificación con una caída sorpresiva contra Ecuador por 2-0 como local pero enderezó el barco y se retiró con 11 unidades, producto de 3 triunfos, 2 igualdades y 1 caída, y en la tercera colocación de la tabla de posiciones.

La traumática salida del ‘Tata’ se produjo por motivos extra futbolísticos, ya que la dirigencia por ese momento liderada por el interventor de la Comisión Normalizadora, Armando Pérez, y los clubes del fútbol argentino le volvieron completamente la espalda en la previa a los Juegos de Río 2016 cuando le negaron la presencia de muchos jugadores convocados para la Sub-23, y así le dieron el empujón para que se alejara del cargo.

Los resultados no tardaron en llegar, ante la salida de Martino, el representativo nacional regaló el prestigio obtenido en las medallas doradas de Atenas 2004 y Beijing 2008 y se quedó afuera en la primera rueda bajo la improvisada conducción técnica de Julio “Vasco” Olarticoechea.

“Está claro que yo en algunos aspectos no he podido, no pude con el tema de selecciones juveniles, no pude ni siquiera con el tema de los Juegos. Me enteraba por los medios la disposición que los clubes tenían respecto a la cesión de futbolistas, entonces se iban sumando diferentes cuestiones y llega un punto en que es muy difícil dar marcha atrás, llega un momento en que uno llega a pensar si no está poniendo en juego la dignidad, un poco por ahí pasó la cuestión”, explicó en septiembre del año pasado Martino, actual entrenador de Atlanta United de Estados Unidos, en declaraciones a la prensa.

Concluido el ciclo que inició el ya saliente presidente Luis Segura a mediados del 2014, luego del fallecimiento de Julio Humberto Grondona y la negativa de Alejandro Sabella frente a la tentación de la renovación, Armando Pérez, aconsejado por Fernando Marín (encargado del Fútbol Para Todos), contrató a Edgardo “Patón” Bauza, quien en ese entonces estaba en el San Pablo, de Brasil.

El acuerdo se firmó en medio de una gran incertidumbre dirigencial, el “lobby” de varios sectores cercanos a la AFA más el fantasma de una posible desafiliación aunque los jugadores nunca se convencieron del discurso del “Patón” y su paso terminó siendo más fugaz de lo pensado.

Sus malos números (3 victorias, 2 empates y 3 derrotas), la poca llegada al núcleo de los referentes del plantel, como Lionel Messi, Javier Mascherano o Sergio “Chiquito” Romero, entre otros y la falta de funcionamiento decidieron al por entonces flamante presidente Claudio “Chiqui” Tapia, el tercero en menos de tres años, a pedirle que diera un paso al costado.

Lejos quedaron los flashes del debut triunfante contra Uruguay (1-0) en Mendoza o la magnífica noche frente a Colombia (3-0) en San Juan y los duros reveses ante Brasil (3-0), con Messi en cancha, y Paraguay (1-0) en casa, sumados al último golpe en manos de Bolivia (2-0), sin el rosarino por la sanción de oficio de la FIFA después de un insulto a un línea, en La Paz, le dio la estocada final.

Por entonces, Argentina ocupaba un lugar en la zona de repechaje, tal como quedó en la previa a la última doble jornada, y el nombre apuntado fue el de Jorge Sampaoli, quien arregló rápidamente su desvinculación de Sevilla de España.

El entrenador tuvo una doble prueba amistosa triunfante ante Brasil (1-0) y la débil Singapur (6-0) pero cuando debutó oficialmente dejó bastante que desear por los dos empates (0-0 vs. Uruguay y 1-1 vs. Venezuela).

No obstante, Sampaoli consiguió el objetivo por el que lo fueron a buscar Tapia y Daniel Angelici en abril pasado cuando se abrió la posibilidad de contratarlo.

Previamente al festejo, las dudas invadieron a todos con la igualdad contra Perú (0-0) en La Bombonera y los fantasmas de 1970 se asomaron y asustaron a todos los argentinos.

Sin embargo, anoche el casildense cumplió su meta, con un Lionel Messi extraordinario, y pudo llevarlo “al Mundial”, como comentó en la conferencia, luego de la paliza a Ecuador (3-1) en la altura de Quito.

Artículos Relacionados

Deja un comentario