El represor Etchecolatz vuelve a ser juzgado por crímenes de lesa humanidad

El detenido represor Miguel Etchecolatz volverá a sentarse este jueves en el banquillo de los acusados junto a otros ocho imputados que serán juzgados por crímenes de lesa humanidad cometidos en perjuicio de 125 víctimas en la comisaría de Monte Grande y en la antigua División de Cuatrerismo de la Policía bonaerense, antes y durante la última dictadura militar.

En los tribunales porteños ubicados en Comodoro Py 2002, el Tribunal Oral Federal 6 integrado por los jueces Fernando Canero, Julio Luis Panelo y José Martínez Sobrino iniciará a las 10.30 el debate oral y público que tiene como acusados al ex director de Investigaciones de la Policía bonaerense, a siete ex miembros de esa fuerza y a un ex militar.

Además de Etchecolatz, sobre quien ya pesan condenas a reclusión perpetua por delitos de lesa humanidad, serán juzgados los ex subinspectores de la bonaerense José Félix Madrid y Guillermo Horacio Ornstein; los ex cabos de la División Cuatrerismo de La Matanza, Ángel Salerno y Carlos Alberto Tarantino; el ex cabo de la comisaría 1era de Monte Grande, Nildo Jesús Delgado; y los ex guardias de esa seccional, Alberto Faustino Bulacio y Daniel Francisco Mancuso.

A ellos se suma el entonces jefe del Regimiento de Infantería Mecanizada de La Tablada “General Belgrano” y, como tal, jefe del Área Militar 112, Federico Antonio Minicucci, en cuya jurisdicción se encontraba el partido de Esteban Echeverría.

Esta causa contaba, al comenzar, con otros cuatro acusados que fallecieron o fueron apartados del proceso por razones de salud: los entonces comisario, subcomisario y agente de la División Cuatrerismo, Mauricio Colicigno, Fernando Svedas y José Vicente Sánchez, respectivamente, y el ex jefe del Grupo de Artillería I con dominio territorial sobre La Matanza-, Hugo Ildebrando Pascarelli.

Todos están acusados de haber tenido responsabilidad en diferentes hechos que tuvieron como víctimas a 125 personas entre noviembre de 1974 y hasta febrero de 1977 en Cuatrerismo, partido de La Matanza, y desde julio de 1976 hasta octubre de 1978 en la Comisaría de Monte Grande, partido de Esteban Echeverría.

Los delitos que se les imputan a los nueve imputados son: privación ilegítima de la libertad agravada y aplicación de tormentos agravados, en tanto Etchecolatz y Minicucci, además, están acusados en tres y en un homicidio calificado, respectivamente.

Mano derecha de Ramón Camps y jefe de la Policía bonaerense durante la última dictadura, Etchecolatz purga seis condenas por crímenes de lesa humanidad -la primera de ellas dictada en 1986, hace ya 31 años-, y sigue siendo investigado en otros procesos.

En tanto, en el proceso que comenzará, la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro (AGTSyP) se presentará como parte querellante en el caso del secuestro y desaparición de José Martín Mendoza, ocurrido el 17 de septiembre de 1976 y cuyos restos fueron identificados por el Equipo Argentino de Antropología Forense.

Mendoza fue uno de los cinco trabajadores de subterráneos desaparecidos durante la última dictadura y su sindicato uno de los que, junto a otras asociaciones gremiales, que se presenta como querellante en causas por delitos de lesa humanidad.

El centro clandestino de detención que funcionó en la División Cuatrerismo de Policía de la provincia de Buenos Aires fue conocido como “Cuatrerismo Brigada Güemes” y posteriormente individualizado en algunas investigaciones como “Protobanco”.

Estuvo asentado en la zona geográfica denominada “Puente 12”, en Camino de Cintura y Autopista Richieri, de la localidad de La Matanza.

Por su parte, la Comisaría 1ra. de Monte Grande, funcionó como centro clandestino de detención además de llevar a cabo sus funciones regulares, alojando ilegalmente personas que eran trasladadas desde otros centros clandestinos como El Vesubio y Cuatrerismo.

En agosto pasado, el Ministerio de Seguridad bonaerense, a través de la Auditoría General de Asuntos Internos, exoneró a doce efectivos de la Policía de la provincia de Buenos Aires, entre ellos a Etchecolatz, condenado a reclusión perpetua por delitos de lesa humanidad.
En los juicios por delitos de lesa humanidad que se le siguieron, se comprobó que él fue jefe directo de al menos 21 centros clandestinos de detención que funcionaron en la provincia de Buenos Aires en los años de la última dictadura cívico-militar.

El 14 de julio pasado, el Tribunal Oral Federal 1 de La Plata otorgó por mayoría el beneficio de la prisión domiciliaria a Etchecolatz en las últimas dos causas de esa jurisdicción por las que estaba encarcelado, aunque siguió tras las rejas a disposición de otros dos tribunales.

Artículos Relacionados

Deja un comentario