Sobrepeso y sedentarismo, riesgos para el cáncer de mama

El cáncer de mama sigue siendo el tumor femenino más frecuente en todo el mundo y el país no escapa a esa realidad. En Argentina se diagnostican unos 19 mil casos anuales. El año pasado, de ese total nacional, 6.650 correspondieron a mujeres de la provincia de Buenos Aires. Los expertos lo explican por ​cambios en el estilo de vida e insisten en tomarse el tiempo necesario para hacer una consulta ginecológica al año.

Los datos fueron dados a conocer durante la jornada “Hablemos de Cáncer de Mama”, que se realizó en el Salón de los Pasos Perdidos de la Cámara de Diputados de la Nación, organizada por el diputado Alejandro Echegaray (UCR – Buenos Aires) y la Asociación Civil Macma.

La coordinadora general del Programa Provincial de Control del Cáncer del ministerio de Salud bonaerense, María Viniegra, expuso en ese encuentro y advirtió que “el 5 por ciento de los casos de cáncer de mama responden a una predisposición heredada”. Pero enfatizó que “ciertos hábitos, como la dieta rica en grasas con su consecuente exceso de peso, sumado a la falta de actividad física regular, la tendencia a tener menos hijos y a mayor edad son factores que contribuyen al crecimiento de esta enfermedad que, en el país, provoca 6.900 muertes y en la provincia de Buenos Aires, más de 2.300 cada año”.

La funcionaria explicó que el programa a su cargo ofrece tratamientos de quimioterapia, hormonoterapia y anticuerpos monoclonales a más de 2.500 bonaerenses que no cuentan con cobertura de obra social, y adelantó que la cartera sanitaria bonaerense se encuentra en plena conformación de una red de servicios hospitalarios para el diagnóstico temprano de las mujeres sintomáticas.

CUÁNDO HACERSE LA MAMOGRAFÍA

Hasta hace unos años, las recomendaciones de la mayoría de los médicos indicaban una mamografía anual a partir de los 40 años para aquellas mujeres sin antecedentes familiares de cáncer de mama. En cambio, sostenían que quienes tenían hermanas, madre o abuelas que hubieran atravesado esa enfermedad, debían comenzar a estudiarse a los 35 años.

Viniegra dijo que hoy en día, tras numerosas investigaciones al respecto, los especialistas consideran que las mujeres con familia afectada deben recibir una recomendación personalizada sobre qué estudios hacer y cuándo.

Pero si esos antecedentes no existen, la mamografía recién está indicada a los 50 años cada 2 años. No obstante, para detectar en forma temprana otras enfermedades como el VPH o el cáncer de cuello uterino, la consulta ginecológica es indispensable una vez al año.

Artículos Relacionados

Deja un comentario