Modifican la manera de designar a personas con discapacidad en Provincia

El gobierno de la provincia de Buenos Aires promulgó la Ley 14.968, que reemplaza las palabras “discapacitados” y “personas discapacitadas” por “personas con discapacidad” en la terminología que se utiliza en todo el régimen jurídico bonaerense, regulado por la Ley 10.592.

Esa modificación fue sancionada el 28 de septiembre pasado por la Legislatura y rige desde este martes ya que fue publicada en el Boletín Oficial bonaerense.

El autor de la norma es el diputado del Frente para la Victoria José Ignacio Rossi, quien entre los fundamentos de la iniciativa destaca que «el lenguaje no está exento de prejuicios y muchas veces reproduce un discurso estigmatizante que encuentra sus fundamentos en el paradigma de ‘normalidad’ hegemónico».

Citó las recomendaciones del INADI sobre términos no discriminatorios y detalló que «como consecuencia de la carga negativa que conlleva la palabra discapacidad, ésta se quiso reemplazar con expresiones como persona excepcional o con capacidades diferentes, o personas con necesidades especiales. Esa terminología resulta eufemística y se recomienda no utilizar ya que invisibiliza a la persona con discapacidad al emplear vocablos alejados de la realidad».

«Hablar de capacidades diferentes puede llevar a pensar en determinadas características sobresalientes, no habituales, incluso sorprendentes, a la vez que subraya la diferencia partiendo de un criterio de normalidad en cuanto al uso de las capacidades humanas», planteó y remarcó que «aun queriendo ser inclusiva, resulta ser una expresión que no ayuda a pensar en la diversidad como algo propio del ser humano».

Sostuvo que de acuerdo al INADI «tampoco el concepto de necesidades especiales nos ayuda a pensar en términos inclusivos, ya que todos los individuos tenemos necesidades particulares que hacen a nuestra singularidad» por lo que «es necesario priorizar el concepto de persona».

Destacó que la terminología «persona con discapacidad permite cuidar la individualidad del sujeto y ubicar a la discapacidad en su rol de cualidad, que no agota ni define todo lo que un sujeto es o pueda llegar a ser» y apuntó la necesidad de remarcar que las personas con discapacidad son «personas que viven, sueñan, estudian, trabajan, tienen familia y son parte de un todo; no son sólo su silla de ruedas, su audífono, su bastón o su forma diferente de expresarse».

«Se recomienda entonces utilizar la denominación persona con discapacidad en lugar de discapacitado/a, así como también mencionar la deficiencia: personas con problemas de visión o discapacidad visual, persona con problemas de audición, persona con discapacidad intelectual», planteó el legislador.