Qué y cómo se controlan los preservativos en Argentina

El Laboratorio de Látex del INTI-Caucho es el único del país que se ocupa de los controles y ensayos de prueba de calidad de los profilácticos que se comercializan en la Argentina, tanto los de fabricación nacional como los importados.

Entre las cuestiones que se examinan de los preservativos “se tienen en cuenta las dimensiones, largo, ancho y espesor de la película, y también la detección de poros y agujeros, además del testeo de presión máxima que soportan”, detalló Daniela García, especialista de INTI.

La licenciada explicó que se controlan medidas y resistencias, y se realiza un testeo de calidad.

Los exámenes de laboratorio comenzaron a realizarse en la década del ’80, ante el incremento de casos de HIV, para preservar la salud pública y también por “la necesidad de generar un reglamento técnico por parte de la Anmat (Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica) y contar con la norma IRAM”, explicó.

“Ensayamos las propiedades físicas de los preservativos que llegan al país en envase primario o los que se registran en la Anmat, para liberar la venta”, declaró.

“Todos los estudios se basan en las condiciones tanto de las normas argentinas como del reglamento técnico del Mercosur”, señaló García. Asimismo, indicó que si bien cada empresa fabricante cuenta con su laboratorio, el INTI es el responsable de controlar los lotes que van a registro en la Anmat, solicitud que se debe realizar cada 5 años.

Los ensayos se deben hacer en un laboratorio acreditado por el Organismo Argentino de Acreditación, y “el nuestro es el único”, destacó la especialista del INTI. Además, remarcó que “lógicamente, el laboratorio no tiene que tener intereses comerciales”.

En caso de denuncia, “la Anmat tiene la obligación de sacarlos del mercado y hacer algún tipo de auditoría sobre las empresas, guardar muestras y analizarlas; incluso -detalló la licenciada García- en determinadas situaciones el INTI intervino como perito”.

Artículos Relacionados

Deja un comentario