Buscan mejorar la graduación universitaria

La baja tasa de graduación en las carreras universitarias, que ronda el 22 %, será atacada con mayores incentivos de becas, un más ágil sistema de acreditaciones y la implementación de carreras cortas en áreas de vacancia.
El ministro Alejandro Finocchiaro suscribió hoy con 57 universidades públicas y privadas un convenio para que estudiantes de 214 carreras de Arquitectura, Diseño e Informática ingresen al Sistema de Reconocimiento Académico.

Este sistema tiene como objetivo eliminar los desfasajes generados al tener que rendir materias equivalentes cuando los estudiantes pasan de una universidad a otra.

Ya regía para las carreras relacionadas con las ingenierías, mientras que los equipos técnicos trabajan para implementarla el año próximo para Química y Biología.

“Los estudiantes antes rendían equivalencias para pasar de una universidad a la otra y se las rechazábamos por uno o dos puntos que no iban a influir en su nivel profesional y por ello un alumno que había aprobado 15 materias le eran reconocidas sólo nueve”, dijo Finocchiaro.

Para el ministro, otro factor a tener en cuenta para mejorar la graduación es “trabajar en carreras más cortas; hay estudiantes que están 12 años para graduarse por ejemplo en Ciencias Políticas y esto no ocurre en ningún otro lugar del mundo”.

En este aspecto, Finocchiaro manifestó la voluntad de “trabajar mucho con los gremios para hacer carreras que puedan insertar a los jóvenes en el mundo del trabajo”

El ministro criticó a algunas casas de estudio que funcionan sin conexión con la comunidad en la que están insertas. “No puede ser que haya áreas importantes del conocimiento que no desarrollamos, tenemos el litoral marítimo mas rico del mundo y casi ni tenemos carreras que enseñen sobre eso”, ejemplificó.

Para Finocchiaro la clave “es trabajar con el sector privado sin perder la autonomía y terminar con la indignidad de un montón de carreras donde los chicos no tienen los elementos básicos para poder estudiar”.

Y añadió: “La universidad no puede secundarizarse más. La gratuidad termina desde el mismo momento en que al joven le piden algún elemento para estudiar y no puede comprarlo, por lo que las becas tienen que apuntar a estas situaciones. Este será el objetivo de la segunda reforma universitaria que necesitamos”.

La secretaria de Políticas Universitarias, Danya Tavela, aseguró que existen en el sistema universitario “un 21,98% de tasa de egreso entre universidades públicas y privadas”.

“Todos los años hay 1.900.000 ingresantes al sistema, lo que representa un crecimiento del 13%. Necesitamos flexibilizar las trayectorias y mejorar la secundaria”, dijo.

Explicó que la tasa de graduación bajó no sólo en ingeniería, donde las empresas captan a los jóvenes antes de terminar la carrera ya que no les exigen certificación de títulos para tomarlos, sino también en otras carreras como enfermería, informática o geofísica.

En este sentido Tavela detalló que “se evalúa un programa de becas en ingeniería para revertir el proceso de deserción en algunas carreras, mientras que también se trabaja con algunas empresas para que los estudiantes puedan dar la tesina de la carrera a partir de la experiencia que le da su trabajo en una empresa”.

“Primero realizamos diversos congresos en las provincias para tener una planificación territorial sobre cual es la demanda de profesionales en cada región, cuales son los requerimientos productivos y a partir e ello queremos sentarnos con las universidades para planificar las carreras acordes a esa demanda”, explicó Tavela.

La funcionaria señaló que lo que se le requiere a las universidades es “eficiencia en la utilización de los recursos ya que se ha duplicado el presupuesto, hasta llevarlo a 103.000 millones de pesos”.

Artículos Relacionados

Deja un comentario