Dos escuelas de Coronel Suárez en jaque por invasión de garrapatas

Una comunidad educativa de la localidad bonaerense de Coronel Suárez se mantiene en alerta ante una invasión de garrapatas en las aulas que aun no pudo ser erradicada, informaron fuentes del consejo escolar de ese partido.

Se trata de la Unidad Académica Dr. Julio César Lovecchio y de la Escuela de Educación Técnica N°1, ubicadas en la calle Avellaneda 426, donde la aparición de estos ácaros -conocidos como garrapatas- y la evidencia de picaduras en alumnos y personal educativo, llevó a suspender las actividades durante los últimos días y realizar tres fumigaciones que arrojaron resultados positivos.

“Si bien se procedió a realizar una fumigación integral en tres oportunidades, aun persiste la aparición de picaduras” dijo la presidenta del Consejo Escolar del distrito, Sandra Ferreyra.

La funcionaria educativa manifestó que “esta situación se conoció los primeros días de noviembre cuando los alumnos observaron la presencia de estos ácaros, que solo podían observarse con lupa. Esta situación llevo a realizar varias fumigaciones aunque aún hay alumnos que presentan picaduras”.

“Se procedió a realizar la desinfección del primer aula donde se evidenció la presencia de estos ácaro, aunque después de la primera fumigación se constató en otro sector del establecimiento por lo que se decidió realizar una trabajo integral del edificio, sin obtener resultados positivos, ya que al reanudar las clases se volvieron a manifestar nuevos alumnos con picaduras”, detalló Ferreyra.

Por tal motivo, las autoridades de la UEGD (Unidad Educativa de Gestión Distrital) decidieron solicitar la intervención de los organismos Sanitarios de la Dirección General de Escuelas de la provincia de Buenos Aires, quienes indicaron otro producto para lograr una solución definitiva del problema.

Las autoridades aseguraron que bien se llevaron adelante todas las medidas propuestas por el ministerio de Salud, se procedió a realizar otras acciones complementarias como retirar afiches, carteles, cuadros y todo material decorativo de las aulas.

Al respecto el médico veterinario que participó del operativo, Rómulo Cañete, explicó que en la región “normalmente, durante los meses de octubre, noviembre y diciembre se produce una eclosión importante de huevos de garrapatas. Son puestos el año anterior por perros parasitados”.

“Normalmente una garrapata pone entre 4 mil y 7 mil huevos que quedan depositados en grietas, en huecos, en rincones, en la tierra y en las paredes. Cuando viene un año seco, con muchas heladas, la mayoría no sobreviven y mueren. Este año se dio al revés, han sobrevivido muchos más huevos que lo normal, por eso se produce esta eclosión tan importante”, precisó.

Artículos Relacionados

Deja un comentario