Recuerdan a Nilda Eloy como una “ferviente defensora de los derechos humanos”

El hijo de Jorge Julio López, el albañil desaparecido en 2006 luego de declarar en un juicio al represor Miguel Etchecolatz, destacó que Nilda Eloy, la dirigente de la Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos (AEED) que falleció este domingo a causa de una enfermedad terminal, fue “una ferviente luchadora y defensora de los derechos humanos”.

“Sufrió torturas y vejámenes que logró poder contar y transmitir, lo que demuestra que es una persona con mucha fortaleza”, dijo Rubén López en declaraciones a radio Provincia.

“Nilda, junto a otros compañeros y compañeras que pasaron por centros de detención al igual que mi papá, dieron testimonio en todos estos años en los juicios por la verdad”, recordó López y añadió que “su partida es una pérdida muy importante para la ciudad”.

Eloy fue una testigo clave para lograr la condena del ex comisario de la Policía bonaerense Miguel Angel Etchecolatz en el juicio que se le siguió en 2006 por crímenes de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura militar (1976-1983).

La fallecida dirigente había sido secuestrada en octubre de 1976 en la casa de sus padres y permaneció en cautiverio en varios centros clandestinos de detención bajo jurisdicción del por entonces jefe de la Policía bonaerense, Ramón Camps, hasta que fue liberada en 1979.

Eloy declaró contra Etchecolatz como lo hiciera en ese juicio Jorge Julio López, quien desapareció el 18 de septiembre de 2006, en vísperas de que se conociera la sentencia del juicio contra el ex policía.

La dirigente fue una de las primeras personas en advertir y denunciar la desaparición de López y nunca dejó de reclamar para que el Estado dé una explicación sobre la suerte corrida por el albañil y militante peronista, otro testigo clave en el juicio a Etchecolatz.

Artículos Relacionados

Deja un comentario