Contra la neutralidad en internet

Google, Facebook y una organización de más de 1.000 startups estadounidenses expresaron su “preocupación” y “decepción” por la propuesta oficial de eliminar la “neutralidad en la red”, un principio que les impide a los proveedores de conectividad cobrar precios diferenciados en función de los contenidos que circulan por Internet.

“Estamos decepcionados de que la propuesta anunciada esta semana por la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por sus siglas en inglés) no mantenga la fuerte protección de neutralidad en la red que garantiza que Internet siga abierta para todos”, manifestó Facebook.

“Trabajaremos con todas las partes interesadas que están comprometidas con este principio”, aseguró la red social en un comunicado publicado hoy por la cadena británica BBC, mientras que Google destacó que las normativas aún vigentes “funcionan bien”.

En el caso de Netflix, el gigante del streaming publicó en su cuenta de Twitter que “el boceto actual no fue votado todavía”, por lo cual expresó desde “ahora” su “oposición pública y en voz alta”.

En tanto, a través de una carta abierta dirigida a la FCC, un grupo formado por más de 1.000 pequeñas empresas aseguró que “el éxito del ecosistema estadounidense de startups no solo depende de mejores velocidades de banda ancha”.

“También dependemos de una Internet abierta, que incluye reglas aplicables de neutralidad en la red que garanticen que las grandes compañías de telecomunicaciones no puedan discriminar a sectores como nosotros”, enfatizó.

Por tal razón, declararon su “profunda preocupación” con la intención de la FCC de “deshacer el marco legal existente”.

“Sin neutralidad en la red, aquellos que proporcionan acceso a Internet podrían elegir ganadores o perdedores en el mercado”, advirtieron, y alertaron que también “podrían impedir el tráfico de nuestros servicios para favorecer los suyos propios a a competidores establecidos”.

La FCC reafirmó el último martes sus planes para eliminar un conjunto de normas que impiden a los proveedores de banda ancha bloquear o ralentizar el acceso o cobrar de más a sus clientes para acceder a determinados contenidos.

La propuesta enfrenta a dos importantes sectores de la industria de las telecomuniaciones e Internet en Estados Unidos: por un lado, las prestadoras de conectividad (llamadas ISP), como AT&T, Verizon y Comcast. Por el otro, las empresas cuyo negocio de desarrolla en la web, como Google, Facebook, Youtube o Netflix, cuyos costos podrían aumentar de forma considerable y trasladarse a sus clientes.

Artículos Relacionados