Los socialistas, clave en las elecciones catalanas

Tras la fractura social provocada por el proceso de secesión, las elecciones regionales del 21 de diciembre de Cataluña se presentan como la gran oportunidad de volver al centro de la escena para el Partido Socialistas de los Catalanes (PSC) de Miquel Iceta.

“En Cataluña llegó el momento de la moderación, el carril central. Necesitamos un entendimiento entre diferentes”, aseguró en entrevista con Télam Eva Granados, la “número dos” de la lista del PSC.

“Afrontamos las elecciones como un desafío para reconciliar a los catalanes y recuperar la estabilidad”, añadió.

Poco más de un mes después de la intervención del gobierno español en la región y a días del arranque oficial próximo el lunes de la campaña electoral, los socialistas se encuentran en el foco al haber aumentado las posibilidades de que el bloque no independentista sume una mayoría alternativa para formar gobierno.

El cabeza de lista y líder del PSC, Miquel Iceta, se convirtió en el protagonista inesperado de la precampaña acaparando la atención de los grandes medios y generando polémica con propuestas como una quita de la deuda catalana con el Estado o la creación de una Agencia tributaria propia.
En materia fiscal, un tema central en el conflicto se secesión, lo que propone es una Hacienda federal, lo que supondría que el gobierno catalán asumiría la recaudación y gestión de los impuestos, aunque lo haría en consorcio con el Estado español, algo que prevé el actual Estatuto catalán, que es la ley de autogobierno de la región norteña.

En el entorno socialista, que cuenta con sus sondeos internos, atribuyen el revuelo al hecho de que el PSC sube en intención de voto, especialmente a expensas de los liberales de Ciudadanos, con lo que Iceta gana terreno en la carrera a la presidencia del gobierno regional.

El ex vicepresidente Oriol Junqueras, de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), parte como favorito, pero el bloque independentista no tiene garantizada la mayoría absoluta, ante un “empate técnico” con los “constitucionalistas”, es decir, Ciudadanos, el PSC y el Partido Popular (PP) del presidente del gobierno español Mariano Rajoy.

Pero si bien Arrimadas podría llegar primero en votos, el candidato socialista es el único que podría ser elegido en segunda votación -con más votos afirmativos que positivos- ya que puede lograr la abstención de la coalición de izquierda Catalunya en Comú Podem, de Xavier Doménech y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau.

La campaña es inédita en democracia, ya que las elecciones fueron convocadas a raíz de la intervención del Ejecutivo español en la región para abortar el proceso de secesión al amparo del artículo 155 de la Constitución, lo que llevó a la destitución del gobierno catalán del ex presidente Carles Puigdemont.

“Después de una legislatura con un balance fatídico, en el que se puso en riesgo la convivencia, se llevó al aislamiento de Cataluña y se provocó mucha incertidumbre económica, el desafío es pasar página, dejar los frentes a un lado, y configurar un gobierno de acuerdos amplios”, remarcó Granados.

“Vamos a dedicar la campaña a ofrecer a los catalanes una reconciliación de manera que podamos disolver los frentes que nos llevaron a una situación límite”, agregó.

Según Granados, con la sociedad catalana prácticamente dividida en partes iguales entre los partidarios de la secesión y los que se oponen, lTras la fractura social provocada por el proceso de secesión, las elecciones regionales del 21 de diciembre de Cataluña se presentan como la gran oportunidad de volver al centro de la escena para el Partido Socialistas de los Catalanes (PSC) de Miquel Iceta.
a única salida es “llegar a grandes pactos” para recuperar la “estabilidad política, económica y la seguridad jurídica”, ya que -subrayó- han huido casi 3.000 empresas.

“Si Cataluña necesita reconciliación, yo creo que Puigdemont es la persona menos indicada para que podamos reconciliarnos entre catalanes; si lo que necesitamos es reactivar la economía, nadie como Junqueras ha hecho tanto daño en tan poco tiempo”, destacó Granados.

La candidata también remarcó que Cataluña necesita “diálogo, negociación y pacto”, y “la candidata de Ciudadanos Inés Arrimadas tampoco es la persona adecuada” -por su dialéctica de confrontación-; mientras el candidato del PP, Xavier García Albiol no ofrece propuestas para mejorar el autogobierno, que el algo que exigen la mayoría de catalanes”.

Artículos Relacionados

Deja un comentario