Bolivia apuesta a un tren bioceánico

Los presidentes de Bolivia, Evo Morales, y de Brasil, Michel Temer, firmaron acuerdos de cooperación para crear un corredor bioceánico desde el puerto de Santos hasta Perú, pasando por el territorio de Bolivia y fortalecer la seguridad en la región de la frontera, en particular en la lucha contra el narcotráfico.

Morales fue recibido durante dos horas en el Palacio del Planalto por Temer, un año después de haber calificado como “golpe” el juicio político con el cual fue destituida la ex presidenta Dilma Rousseff y que le permitió al dirigente del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB) acceder a la primera magistratura.

Morales fue recibido con honores por la guardia de los Dragones de la Independencia en la rampa del Palacio del Planalto, donde mantuvo una reunión de trabajo con los gabinetes de los dos países.

La visita se había postergado dos veces desde octubre a raíz de problemas médicos de Temer y ambos se mostraron sonrientes frente a los fotógrafos y camarógrafos en la casa de gobierno brasileña.

Ambos presidentes firmaron dos tratados que habían consensuado durante meses los cancilleres: en especial para Bolivia se encuentra el corredor bioceánico que incluye a su territorio.

Fue la quinta visita como presidente de Morales a Brasil, país al que le vende la mayor parte de su producción de gas.

“El fortalecimiento de una conexión ferroviaria en la región de frontera entre los dos países permitirá reducir el impacto de la situación mediterránea sobre la economía boliviana”, dice el Memorando de Entendimiento sobre el corredor ferroviario bioceánico.

El proyecto incluye construir una línea férrea entre el puerto brasileño de Santos, el mayor de América Latina, con el peruano de Ilo, pasando por el territorio boliviano.

Otros corredores viales conectan directamente a Brasil con Perú desde el estado de Mato Grosso, pero este proyecto según lo acordado entre Morales y Temer podrá tener “invitaciones a empresas nacionales y extranjeras para facilitar información técnica y asistencia”.

En otro orden, los presidentes acordaron combatir el delito en la región fronteriza, en particular el narcotráfico, en un plan de trabajo con validez de tres años, que incluye el intercambio de información entre las autoridades policiales y judiciales.

Lo hicieron mediante el Acuerdo Interinstitucional Internacional para la Cooperación Policial que incluye combatir el terrorismo, la trata de personas, robo de vehículos, tráfico de armas, legitimación de ganancias ilícitas y el tráfico de estupefacientes.

Incluye el acuerdo también el intercambio de información de presos bolivianos y brasileños de ambos lados de la frontera.
Según fuentes diplomáticas brasileñas, ante la falta de declaraciones a la prensa de los gobernantes, el saldo “político es positivo” porque muestra un campo de acción conjunto a favor de la integración más allá de las divergencias ideológicas.

Morales tenía previsto regresar después de la actividad oficial, que incluía un almuerzo en el Palacio de Itamaraty, como indica el protocolo ante las visitas de gobernantes extranjeros.

Artículos Relacionados

Deja un comentario