Procesaron a Capitanich y Aníbal Fernández

El juez Claudio Bonadio procesó a los ex jefes de Gabinete kirchneristas Aníbal Fernández y Jorge Capitanich por «administración infiel» de un programa de tratamiento de residuos, mientras que dictó la falta de mérito para el también ex jefe de Gabinete Juan Manuel Abal Medina.

También procesó a los ex secretarios de Ambiente Juan José Mussi, Sergio Lorusso y Omar Judis, y a una docena de ex funcionarios de cargos menores.

En total son 14 los ex funcionarios procesados por Bonadio en la causa judicial 7302/16, que investiga una serie de irregularidades observadas por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable en los programas municipales para la Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos -entre 2013 y 2015- de la ex Secretaria de Ambiente y Desarrollo Sustentable, dependiente de la Jefatura de Gabinete de Ministros.

Dicho programa tenía como exclusiva finalidad lograr una mejora en la gestión sustentable de residuos sólidos urbanos, a través de la financiación de proyectos municipales de todo el país.

Los fondos provenientes del estado nacional se giraron a los municipios que lo solicitaron mediante un proyecto que debían presentar los intendentes, previa firma del convenio.

En el expediente se determinó que hubo municipios que recibieron los fondos y jamás hicieron las obras destinadas a la gestión de residuos, o utilizaron el dinero para otras cuestiones.

Los fondos comprendían la planificación, elaboración y desarrollo de Planes Integrales de Gestión de Residuos Sólidos Urbanos, la ejecución de proyectos para la eliminación de basurales a cielo abierto, la construcción de rellenos sanitarios o la ampliación de rellenos existentes, y el montaje de plantas de separación y reciclaje de residuos sólidos urbanos, además de la adquisición de equipamiento complementario.

En esos tres años se presentaron 634 solicitudes y sólo 212 culminaron con las respectivas transferencias del dinero correspondiente, por un total de 604.529.670,17 de pesos; y los municipios de las provincias de Buenos Aires, Chaco, Santa Cruz y La Rioja fueron algunos de los beneficiarios.