Fatal terremoto en Taiwán

Los equipos de salvamento de Taiwán trabajan contra reloj para encontrar supervivientes del terremoto de 6,4 grados en la escala de Richter que hizo temblar la isla, y dejó un saldo de nueve muertos, 266 heridos y 58 desaparecidos.

La ciudad costera de Hualien fue la más afectada, según las cifras que consignó DPA y que fueron publicadas por el Centro de Operaciones de Emergencia Central (CEOC, por sus siglas en inglés).

La mayoría de los desaparecidos se encontraban en un edificio residencial de 12 pisos que colapsó en esa ciudad, al que las réplicas impidieron inicialmente que los rescatistas ingresaran para buscar sobrevivientes, pero en el que hoy continuaban los trabajos de búsqueda y rescate, informó la agencia estatal de noticias Central News Agency.

Por su parte, la Oficina Meteorológica Central advirtió que la ciudad podría verse afectada por réplicas durante otras dos semanas.

Los equipos de emergencia ya rescataron a 227 personas que se encontraban atrapadas en los edificios más dañados de Hualien, informó el Centro de Respuesta a Emergencias de Taiwán.

Pero la ola de frío que golpea la zona dificulta las tareas de rescate, en las que participan 644 militares y más de 750 efectivos de la policía y los bomberos, con equipos de excavadoras y detectores de signos vitales, indicó el primer ministro taiwanés Lai Ching-te.

El jefe de gobierno anunció una partida de unos 10,2 millones de dólares para las víctimas y sus familiares, lo que incluye indemnizaciones y ayudas extra para alojamiento y atención médica, reportó la agencia de noticias EFE.

La presidenta taiwanesa, Tsai Ing-wen, por su parte, visitó los hospitales donde se encuentran los heridos y prometió “no abandonar los esfuerzos de rescate mientras exista la más mínima probabilidad de salvar vidas”.

El movimiento telúrico inclinó dos hospitales, causó grietas en cientos de edificios y dañó numerosas infraestructuras de la isla, aunque el primer ministro subrayó que ya se han iniciado las tareas de reparación y se espera una “vuelta a la normalidad” en breve.

Uno de los edificios más afectados por el sismo es el Hotel Tongshuai, donde los primeros pisos se hundieron dejando atrapados a tres empleados.

Tras 15 horas de trabajos de salvamento, dos de ellos fueron rescatados con vida de los escombros, mientras que la tercera, una mujer, es una de las siete víctimas fatales del terremoto.

Otras construcciones fuertemente dañadas fueron el Edificio Residencial-Comercial Yunmencuidi, que albergaba un restaurante y quedó inclinado casi 45 grados, y el Hotel Meilun, donde se concentran la mayoría de las personas no localizadas hasta el momento.

Entre los heridos, hay 33 extranjeros, según precisó el Centro de Respuesta a Emergencias.

El terremoto ocurrió tuvo su epicentro a 18,3 kilómetros al norte-noreste de la ciudad de Hualien.

Según datos de la Oficina Central de Meteorología, se registraron 94 temblores en la jornada previa al sismo y, el domingo pasado, uno de 6,1 grados de magnitud en la escala de Richter.

La frecuencia de estos temblores y el hecho de que algunos hayan sido de magnitud 5,1 constituyen un caso “sin precedentes y no una liberación normal de energía”, declaró el jefe de sismología del Servicio Meteorológico Central de Taiwán, Chen Kuo-chang.

“No se puede descartar que el seísmo del martes sea un preludio para otro mayor, aunque no es muy probable”, opinó Chen.

Algunos sismólogos en Taiwán consideran probable que se produzcan terremotos de magnitud 8 alrededor de la Fosa Ryukyu, unos 600 kilómetros al noreste de Hualien, en un plazo de 10 años.

Taiwán se encuentra en el llamado “anillo de fuego del Pacífico”, una zona de gran actividad sísmica, y en 1999 registró un terremoto de 7,6 grados de magnitud que causó 2.415 muertos.

Artículos Relacionados