Buscan aportes privados para repavimentar el aeródromo de Junín

Desde abril de 2012, cuando las autoridades aeronáuticas decidieron clausurar la pista del aeródromo de Junín por los riesgos que implicaba el mal estado del pavimento, se viene trabajando sin éxito desde diversos sectores para lograr poner en condiciones uno de los 22 aeropuertos aprobados por Nación en todo el país.

Según datos publicados en el diario Democracia de esa ciudad bonaerense, solamente la pavimentación e iluminación de la pista costaría no menos de unos 20 millones de pesos. Es por ello que la apuesta más fuerte es la de apelar a la inversión público-privada.

Iniciativas. “El último plan concreto para la repavimentación de la pista del aeródromo local tiene más de cuatro años. Se trata de un proyecto que, luego de presentado, fue aprobado por el Organismo Regulador del Sistema Nacional de Aeropuertos (Orsna), por la Administración Nacional de Aviación Civil Argentina (ANAC), y por las direcciones de Vialidad y Aeronáutica de Provincia”, detalla el diario juninense, a la vez que amplía: “No obstante, el Orsna hizo ciertas observaciones que obligaban a modificar algunas cosas del esquema original, pero el proyecto quedó trunco y nunca se hicieron los cambios que pidió el organismo”.

Por su parte, la diputada Laura Ricchini contó al matutino que aquella iniciativa fue retomada por la administración actual y en conjunto con Vialidad se está actualizando el plan, con las variaciones que solicitó en su momento el Orsna, de manera que se le dé la aprobación final. “Para sentarnos con alguna empresa y ofrecerle una inversión público-privada, tenemos que saber de cuánto estamos hablando”, señaló Ricchini.

En tal sentido, el diputado provincial Juan Fiorini estimó que esos valores “hoy deben estar en unos 20 millones de pesos”. A eso hay que sumarle todo el acondicionamiento que requiere el aeródromo, en caso de habilitarlo, para que funcione.

Inversión. En este marco, la principal opción que manejan en la administración local es la de una inversión con participación de capitales privados que ayude a solventar los costos de la obra. “Hace dos años que venimos buscando alguna forma de gestionar la repavimentación –explica Ricchini–. Y desde hace un tiempo estamos trabajando en la posibilidad de trabajar en la gestión público-privada, a partir de la ley que aprobamos el año pasado y que está permitiendo, por ejemplo, hacer muchas rutas del país y permite que el privado pueda participar en la inversión inicial para que el Estado no tenga que hacer todo el gasto y, tal vez endeudarse, teniendo en cuenta que los presupuestos son finitos”.

Los legisladores señalan que esta es una de las líneas de trabajo, y otra es la de intentar incorporarlo a futuro en el presupuesto, “pero sabiendo que no va a ser, por supuesto, en el de este año y, posiblemente, tampoco en el del año que viene”.

La apertura del mercado aerocomercial a las compañías denominadas “low cost” configura un horizonte esperanzador, en este contexto. “Nosotros también pensamos en los vuelos comerciales”, señala Fiorini, y profundiza: “Hoy en día se habla mucho de este tema a partir de la llegada de las empresas low cost y ése es otro sueño a completar para Junín. En otro momento hubo vuelos de ese tipo, de menor escala a los que se ven en otros aeropuertos, y se terminaron cuando la pista quedó inhabilitada”.

En referencia a las low cost, Ricchini coincide en que es una opción a tener en cuenta de cara al futuro, aunque enfatiza su cautela “para no generar falsas expectativas”. No obstante, admite que también se piensa “en la posibilidad que pueda haber vuelos internos, la prestación de servicios de las low cost” y, para ello, resulta clave tener en cuenta que se necesitaría sumar más equipamiento e instalaciones al aeródromo.

 

Artículos Relacionados

Deja un comentario