Murió el policía baleado al entrar a la casa de un atrincherado en Zárate

El policía bonaerense que este martes resultó baleado en un tiroteo en una casa de la localidad bonaerense de Zárate, donde un padre que amenazaba a su hijo con armas de fuego terminó muerto en el enfrentamiento, falleció en una clínica porteña, informaron fuentes judiciales.

Se trata del sargento Diego Orlando Auce (38), del Grupo de Apoyo Departamental (GAD) de Zárate-Campana, quien se convirtió en el tercer efectivo de la Policía bonaerense fallecido en cumplimiento del deber desde el inicio de 2018.

Auce había sido trasladado anoche al Centro Médico Fitz Roy, ubicado en el barrio porteño de Villa Crespo, donde esta madrugada murió por su cuadro clínico.

“Se pudo realizar el trasladado desde el hospital de Zárate, pero su estado era muy grave por la cantidad de sangre que había perdido. No pudieron compensarlo y falleció”, dijo una fuente judicial.

Según explicaron las fuentes, Auce fue uno de los tres efectivos que irrumpió a la casa del hombre que estaba atrincherado y encabezó la irrupción policial con el escudo en la mano.

“El sospechoso forcejeó y logró colar el arma por debajo del escudo y allí efectuó los disparos, uno de los cuales le dio al sargento en la ingle y afectó la arteria femoral causando una gran hemorragia”, señaló la fuente consultada.

El hecho ocurrió en una vivienda ubicada en la calle Juan José Paso 1289, en el barrio Villa Massoni, del citado distrito del norte del conurbano, ubicado a unos 90 kilómetros de la Capital Federal.

Todo comenzó cuando el dueño de casa, identificado como Hugo Alberto Rubín (53), mantuvo una discusión con su hijo de 27 años, y fue a agredirlo con armas blancas, pero el joven se defendió y logró desarmar a su padre.

Rubín fue entonces a buscar un arma de fuego y en ese momento el hijo tomó su arma, se fue a la terraza de la casa y desde allí llamó al número de emergencias 911, tras lo cual arribó al lugar personal de la comisaría 1ra.

Según las fuentes, ante la presencia policial, el joven logró bajar de la terraza y ponerse a resguardo, mientras que los efectivos intentaron comunicarse con Rubín pero éste se negó a recibirlos y se atrincheró en su vivienda.

En ese momento, Rubín efectuó algunos disparos hacia afuera, por lo que la Policía convocó al GAD para tratar de detenerlo.

Además, los vecinos advirtieron al fiscal de Zárate en turno, Juan José Montani, quien se constituyó en el lugar, que ese hombre era “peligroso” y que ya había tenido peleas con otras personas del barrio, por lo que toda la cuadra fue clausurada.

Dado que el hombre no quería comunicarse con los policías, estaba armado y se notaba su estado de nerviosismo, el GAD irrumpió en la vivienda y fueron recibidos a balazos.

Los efectivos respondieron el ataque y se originó dentro de la vivienda un tiroteo que culminó con el policía Auce baleado y con Rubín muerto.

El policía fue trasladado de urgencia al hospital Virgen del Carmen de Zárate, situado a cuatro cuadras, donde fue atendido por los médicos que constataron la gravedad de las lesiones y anoche fue trasladado a la clínica Fitz Roy de Villa Crespo, donde murió esta madrugada.

Los investigadores secuestraron al lado del cadáver de Rubín dos pistolas calibres .22 y 9 milímetros, mientras que dentro de la casa hallaron algunas escopetas.

El sargento Auce es el tercer miembro de la policía bonaerense asesinado en lo que va del año.

El 12 de enero, el subcomisario Carlos Rupchienski (42), murió al tirotearse con delincuentes cuando se resistió al robo del auto en el que circulaba con una compañera de la fuerza, quien resultó ilesa, en el partido bonaerense de Florencio Varela.

El 25 de enero, el oficial Nelson Javier Lillo (27) fue asesinado de un balazo cuando quiso evitar el robo de un camión cometido por dos “motochorros”, uno de los cuales también murió tras un tiroteo, en la localidad bonaerense de San Pedro.

Artículos Relacionados

Deja un comentario