Perpetua por el crimen de un policía en La Matanza

Un joven fue condenado a prisión perpetua por el crimen de un suboficial de la Policía Federal Argentina (PFA), asesinado en 2012 a balazos delante de sus padres y hermanos al forcejear con uno de los ladrones que entraron a robar a su casa de la localidad bonaerense de San Carlos, partido de La Matanza.

La máxima pena recayó sobre Walter Sebastián Gualtieri (23) por el “homicidio criminis causa” en perjuicio del cabo Néstor Alejandro Valdez (35).

El Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 2 de La Matanza unificó la pena con una condena firme a seis años por el delito de “robo agravado” que el joven había recibido en el distrito de Mercedes.

El abogado Domingo Loto, representante de la familia de la víctima, constituida como particular damnificada, dijo que la investigación continúa para identificar al resto de la banda.

El letrado y el fiscal de juicio Miguel Froncillo habían solicitado perpetua para el ahora condenado, mientras que su defensa requirió la absolución y, subsidiariamente, que sea encuadrado como un “homicidio en ocasión de robo”.

El TOC 2 tuvo en cuenta, entre otros elementos, los análisis de ADN sobre huellas dactilares halladas en una habitación de la vivienda asaltada que coincidieron con las del acusado.

Loto precisó que Gualtieri estaba cumpliendo la pena por robo y el año pasado se realizó el cotejo que determinó su participación en el crimen del policía.

El crimen del cabo Valdez, quien se desempeñaba en la seccional 2da. de Capital Federal, fue cometido el 16 de enero de 2012 cerca de las 23 en una casa ubicada en Acassuso 116, donde estaba con sus padres, sus hermanos y otros familiares, un total de siete personas.

Según las fuentes, al menos tres ladrones armados sorprendieron a los padres y a uno de los hermanos del policía cuando se hallaban tomando mate en el porche de entrada a la casa, los amenazaron con armas y los obligaron a ingresar.

Los voceros detallaron que los ladrones maniataron a sus víctimas y descubrieron que había más personas dentro de la vivienda, algunas de ellas durmiendo.

En ese momento, observaron el uniforme policial colgado de una percha, por lo que se dieron cuenta de que allí vivía un efectivo.

El policía que había escuchado a los delincuentes salió de su habitación y comenzó a forcejear con uno de los delincuentes, pero otro le disparó a quemarropa con una pistola calibre 9 milímetros.

El policía Valdez recibió tres balazos en el cuerpo y quedó tendido en el living de la vivienda, tras lo cual los delincuentes escaparon.

Tras el llamado de sus familiares al servicio de emergencias 911, Valdez fue trasladado de urgencia al hospital Paroissien de Isidro Casanova, aunque murió antes de ser asistido, agregaron las fuentes.

Los delincuentes se llevaron una computadora notebook que había sobre una mesita en el living y los tres teléfonos celulares que pertenecían a algunos de los familiares de Valdez.

Investigadores policiales de La Matanza analizaron imágenes de cámaras de seguridad de viviendas y comercios de la zona, con el fin de establecer si quedó registrada la huida de la banda.

Además, la Policía Científica levantó algunas huellas y rastros de la vivienda con el mismo fin que, seis años después, permitieron condenar a Gualtieri.

Artículos Relacionados

Deja un comentario