Crece la comunidad tecnológica entre las mujeres

Las comunidades de mujeres en tecnología se multiplicaron en Argentina en los últimos dos años para brindar diversidad a un terreno ocupado mayoritariamente por hombres, una situación que va de la mano con el crecimiento del movimiento global que lucha por la igualdad de derechos, afirmaron especialistas.

Estas mujeres, al manejar recursos informáticos, logran visibilizar sus comunidades de forma más notoria que otras y generan un impacto favorable a todas las personas ya que ayudan a reflexionar sobre los ambientes laborales y universitarios, explicó a Télam Daiana Vainstein, psicóloga especialista en género.

Ada IT, Chicas en Tecnología, LasDeSistemas, LinuxChix y Mujeres en Ingeniería (Women in Engineering – WIE) son algunas de las comunidades que nacieron en los últimos años para tareas como promover el interés de las más en la robótica o en carreras de ingeniería, capacitar a las más grandes en lenguajes de programación o como meros espacios de contención para las que ya se desempeñan en el área tecnológica.

“Este crecimiento de comunidades está enmarcado en un movimiento que se está dando a nivel social y tiene que ver con que se está haciendo masiva en el mundo la lucha por visibilizar ciertas diferencias o discriminaciones que se realizan sobre el colectivo mujeres”, analizó Vainstein, y destacó que este proceso alienta la formación de nuevos espacios que luchen por otros derechos.

En algunas empresas tecnológicas en particular, especificó la psicóloga, la desigualdad está dada por los puestos y sueldos, que suelen ser más importantes y más altos para los hombres, además de ciertas incomodidades (como desvalorización de su labor) que las mujeres sienten al trabajar en esos ámbitos.

En los últimos diez años creció de forma considerable (un 38%) la cantidad de mujeres que ingresaron a alguna de las carreras de Ingeniería en la Universidad Tecnológica Nacional (UTN), aunque aún representan un porcentaje menor del total de alumnos (era del 15,6% en 2016, según datos brindados por esa casa de estudios).

Ante este panorama, son varias las comunidades que trabajan para acercar a las mujeres al sector.
Chicas en Tecnología promueve “que más mujeres desde temprana edad se interesen activamente y se involucren como modelos a seguir en sus comunidades”, según comentaron sus fundadoras.

Por eso tienen, por ejemplo, programas gratuitos donde le enseñan a adolescentes a desarrollar aplicaciones.

En la misma línea, el capítulo local de Mujeres en Ingeniería (WIE, por sus siglas en inglés) trabaja para inspirar y promover la inclusión y el desarrollo profesional de las mujeres en ingeniería y ciencias.

“Busca acercar a más chicas y mujeres a la ciencia y la tecnología, fomentando que las profesiones sean elegidas según la vocación y no el género”, explicaron sus representantes a Télam, y enfatizaron en que “juntos buscan utilizar la tecnología como una herramienta de inclusión y en favor del desarrollo de la humanidad”.

En tanto, ADA IT es una empresa que ofrece becas en capacitaciones intensivas en programación a mujeres, a las que luego conecta con oportunidades laborales de desarrollo de software.

Mientras que LinuxChix, integrada por usuarias y desarrolladoras de software libre, es una comunidad orientada a “visibilizar, atraer y empoderar a mujeres en tecnología”.

“Cuando nos juntamos, cuando nos potenciamos, cuando compartimos el conocimiento es cuando nos fortalecemos. Separadas muchas veces nuestras voces se diluyen, pero juntas podemos mucho más”, comentó una de sus fundadoras.

Esta idea también la comparten LasDeSistemas, “un espacio de contención para las mujeres, lesbianas, trans y personas no binarias que ya estamos trabajando en tecnología -desde hace poco o desde hace mucho-“, especificaron sus creadoras.

Artículos Relacionados