Colombia retoma las negociaciones de paz con el ELN

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, ordenó a su equipo negociador con la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) viajar a Quito, Ecuador, para reiniciar este martes las negociaciones de paz con esa guerrilla y pactar un nuevo cese de hostilidades.

De acuerdo con el mandatario, los gestos como el ocurrido durante los comicios legislativos de este domingo, en donde no hubo registro de perturbaciones del orden público y esa guerrilla cumplió con la tregua unilateral que había anunciado, era lo que Santos estaba esperando para retomar las negociaciones de Quito.

“Es con gestos como este como el ELN puede reconstruir el mínimo de confianza que se requiere para avanzar en el camino del diálogo”, afirmó Santos, citado por el diario local El Espectador.

El 26 de febrero pasado, el ELN anunció como “un mensaje de respeto a quienes votan” que haría un cese al fuego durante los comicios de ayer y propuso fijar una fecha para el reinicio de los diálogos de paz.

“Así no compartamos estos procesos viciados, como una muestra de respeto a las colombianas y colombianos que van a depositar su voto, el ELN realizará un cese de operaciones militares ofensivas, entre el 9 y el 13 de marzo próximo”, indicaron.

El presidente Santos también sostuvo que tras hacer un balance frente a lo que significa persistir en un proceso para acabar definitivamente con el conflicto armado en Colombia o continuar la guerra, decidió escoger el primer camino, pues “la paz, como ya lo vimos con el proceso con las FARC, tiene el mayor beneficio de todos: ¡la paz salva vidas!”.

Reconoció, además, que en el país se ha generado una división en torno al futuro que deben tomar las conversaciones de paz con la guerrilla pues, según señaló, es consciente de que, “con razón, varios sectores le han pedido levantarse de la mesa”.

“Por otro lado, la iglesia, varias organizaciones sociales y defensoras de derechos humanos, voceros de los pueblos indígenas y afrodescendientes, así como de la comunidad internacional se han pronunciado a favor de retomar el diálogo con esta guerrilla”, aclaró el mandatario.

No mencionó, sin embargo, que las elecciones del 11 de marzo dejaron como primera fuerza política del Legislativo al Centro Democrático, el partido del ex presidente Alvaro Uribe y el más duro crítico de los acuerdos de paz del gobierno con las guerrillas.

En definitiva, Santos ordenó a su jefe negociador con el ELN, Gustavo Bell, que viaje a Quito para que se reanuden las conversaciones y se avance en los puntos de la agenda previamente acordada: participación ciudadana y el de las acciones y gestos humanitarios que se deben dar para ayudar a construir la paz. El objetivo será lograr un nuevo acuerdo de cese el fuego y de hostilidades, verificable.

“El diálogo, como algunos sostienen, no es sinónimo de debilidad. Todo lo contrario: es un acto de responsabilidad, de valor, es una acción de compromiso con el presente, pero sobre todo, con el futuro de los colombianos”, dijo Santos, quien afirmó que la firma de un acuerdo final de paz con el ELN podría darse en meses. “¿Por qué no?”, concluyó.

Por su parte, un comunicado del ELN, citado por la agencia Efe, señaló que “ahora que el gobierno de Santos decidió retomar la mesa de diálogos, se iniciará en Quito el quinto ciclo de conversaciones, que estaba pactado para comenzar el pasado 9 de enero, el mismo día que terminó el histórico cese al fuego bilateral de 101 días de duración”.

La guerrilla más importante de Colombia tras la disolución de las FARC confirmó que respondió al llamado para reiniciar las conversaciones “con la convicción que es mejor hacer el diálogo en medio de un cese bilateral, y que la agenda pactada hay que desarrollarla con rigurosidad y celeridad”.

Los diálogos de paz en Quito, que comenzaron en febrero de 2017, están suspendidos desde el pasado 10 de enero, un día después de finalizado el alto el fuego bilateral debido a una ofensiva de ese grupo que dejó seis policías muertos y 40 heridos en el norte del país y ataques a estructuras petroleras.

Santos anunció que suspendía las negociaciones de forma indefinida, hasta ver “voluntad de paz por parte del ELN”. El presidente, en sus últimos meses de mandato, aspira a sentar las bases de un acuerdo de paz que seguramente deberá continuar su sucesor, que tomará posesión el próximo 7 de agosto.

Artículos Relacionados