“La inflación va a seguir bajando”

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, afirmó que “la inflación seguirá bajando” y que “continuará en la senda de reducción que se inició en 2016”, e insistió con que el camino del desarrollo “ya comenzó”, al exponer por primera vez en el año ante la Cámara de Diputados el informe sobre la marcha de gobierno.

En una sesión que se extendió por casi siete horas, el funcionario volvió a respaldar al ministro de Finanzas, Luis Caputo, y les comprometió a los diputados opositores la presencia del funcionario en el Congreso para la semana próxima.

Igualmente, dijo que, desde su punto de vista, “corrupción no son las sociedades offshore sino los bolsos de José López”, el detenido ex secretario de Obras Púbicas del kirchnerismo.

El tono pacífico de la reunión se vio alterado sobre el final, cuando la massista Graciela Camaño acusó a Peña de “faltarle al respeto al Congreso”, a lo que el funcionario le respondió que “Sergio Massa fue el jefe de Gabinete que menos vino al Congreso”.

En su exposición inicial, Peña negó que exista “una avalancha de importaciones”, como aseguran desde algunos sectores industriales y desde la oposición, y destacó el crecimiento de la economía.

De hecho, tras remarcar que éste será el séptimo trimestre consecutivo de ese proceso de crecimiento, subrayó que el camino de desarrollo “ya comenzó”.

Además, puso de relieve la importancia de “tener estadísticas confiables en el Indec y en todas las áreas del Estado”, al sostener que esa situación permite “que los puntos que se discutan estén respaldados en estadísticas públicas que no han sido cuestionadas”.

“Eso nos ayuda, además, a dar una discusión con más elementos y con más ancla en la realidad”, aseveró.

El jefe de Gabinete ya había respondido por escrito -antes de presentarse en Diputados- un total de 1.318 preguntas de los legisladores de todos los bloques con consultas que fueron desde el endeudamiento, pasando por los despidos en el INTI y el plan Progresar, hasta la desaparición y búsqueda del submarino ARA San Juan, entre otras cuestiones.

Peña informó en su escrito que el presupuesto anual de este año para la Iglesia Católica asciende a 130.421.300 pesos, y señaló que el haber mensual de un obispo diocesano es de 46.800 pesos, mientras que de un obispo auxiliar alcanza los 40.950 pesos.

“Algunos nos piden ir más rápido, pero esta velocidad de reducir un punto por año nos permite ordenar las cuentas del Estado, cuidar a quienes podrían sufrir la transición y poner las bases para una nueva era de equilibrio”, aseveró Peña sobre las demandas de algunos sectores económicos.

En otro pasaje, y ante una pregunta del bloque kirchnerista, el jefe de Gabinete aseguró que el Ejecutivo “no recomendó liberar a condenados por delitos de lesa humanidad”, y pidió a la oposición “no hacer política” con la lista elaborada por el Servicio Penitenciario Federal (SPF).

Según trascendió, en esa lista aparecen los nombres de 1.400 presos que estarían en condiciones de acceder a la libertad condicional o prisión domiciliaria, entre los cuales figuran los represores Jorge “Tigre” Acosta y Julio “el Turco Julián” Simón.

“Para su tranquilidad, la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación ya ha planteado a la Justicia que no está de acuerdo con la situación de los condenados por delitos de lesa humanidad”, dijo Peña, a la vez que añadió que, de todos modos, “cada situación será analizada por un juez”.

“Mienten cuando dicen que el Poder Ejecutivo ha recomendado liberar a condenados: no hagan política con eso”, reclamó Peña, en alusión a las críticas planteadas por el Frente Renovador, que brindó una conferencia de prensa donde los diputados expresaron su “rechazo y preocupación” por esa situación.

En un nuevo cruce, ya clásico, del ex ministro de Economía y diputado Axel Kicillof con Peña, el kirchnerista acusó al Poder Ejecutivo de “estar gobernando desde un country o un barrio cerrado” porque -dijo dirigiéndose al jefe de Gabinete- “la realidad que ustedes ven no es la que sucede”.

El jefe de los ministros, en respuesta, aseguró también que el Gobierno ratifica “absolutamente” a Caputo como ministro de Finanzas porque confía en su “honestidad y credibilidad”, y advirtió que “corrupción no son las sociedades offshore sino bolsos de (José) López”, el detenido ex secretario de Obras Púbicas del kirchnerismo.

Refutó así a Kicillof y a otros representantes del FPV-PJ que cuestionaron en duros términos al titular de la cartera de Finanzas y pidieron su desplazamiento del cargo, luego de acusarlo de tener vínculos con sociedades offshore que participaron en el proceso de endeudamiento.

Peña criticó “esta idea estratégica de tratar de plantear que las sociedades offshore es corrupción”.

Apuntó también contra el kirchnerismo por haber “desmantelado” la Oficina Anticorrupción y destacó “la tarea ejemplar que realiza Laura Alonso” en esa área.

En los discursos de cierre, el presidente del bloque FPV-PJ, Agustín Rossi, cargó nuevamente sobre Caputo: “La ética de su gobierno es tan invisible como el crecimiento económico”, dijo relacionando las cuentas en el exterior que tuvo el funcionario con los dichos del presidente Macri en la Asamblea Legislativa.

Y, por su parte, el radical Mario Negri, titular del interbloque Cambiemos, expresó: “Nos dicen que perdimos dos años, que estamos igual que en 2015. La diferencia es que si seguían los que estaban estaríamos mucho peor que en 2015”.

“La inflación llegó hace 70 años, bajó gobiernos y sirve para hacer campaña. Ustedes gobernaron 22 de los últimos 35 años. Siempre la escondieron, decían que teníamos menos pobres que Alemania”, dijo dirigiéndose a los diputados del FPV-PJ en respuesta a los cuestionamientos de estos sobre los índices de inflación.

Artículos Relacionados