Subterráneos afirma que no hay peligro de cáncer en sus trenes

La empresa estatal Subterráneos de Buenos Aires (Sbase) informó que, en base a revisiones hechas por las empresas Metrovías y Metro de Madrid, “no hay asbesto (amianto) en los vagones de la Línea B”, pero dijo que organizará una comisión para evaluar toda la flota sospechada.

La delegación, explicó Sbase en un comunicado, comenzará a operar este miércoles y evaluará la totalidad de la flota CAF 6000 para “reconfirmar que no hay presencia de asbesto en la red”.

“Las primeras revisiones hechas por la empresa Metrovías arrojaron resultados negativos y el Metro de Madrid asegura que los coches no contienen dicho material”, indicó Sbase.
Sin embargo, aclararon que “el material no representa riesgos para los pasajeros ni para los operarios mientras no sea manipulado”.

La comisión conjunta estará integrada por Sbase, el operador (Metrovías), los gremios, la Agencia de Protección Ambiental, la Subsecretaría de Trabajo y el Ministerio de Salud porteños.

Este grupo se conformó ante el reclamo del gremio, la Asociación Gremial de Trabajadores del Subterráneo y Premetro (Agtsyp), que anunció esta mañana un cese de actividades en todas las lineas desde las 20 y hasta el cese de actividades.

En la conferencia los metrodelegados pidieron “la creación de un protocolo que indique qué deben hacer los trabajadores que manipularon estas formaciones y la realización de exámenes médicos a todos” y de la comisión antes mencionada.

Sbase asegura que cuentan con dos informes que arrojaron resultados negativos sobre la presencia de dicho material en los coches: uno derivado de las primeras revisiones realizadas por el operador y otro a cargo del Metro de Madrid.

“El análisis de la flota porteña se decidió luego de que la empresa española confirmara a los medios la presencia de un componente de un coche CAF 5000 en un modelo CAF 6000 como los que circulan en la Línea B”, dijeron desde Sbase al tiempo que definieron que es una unidad “que no forma parte del lote vendido a Buenos Aires”.

Al mismo tiempo, Sbase asegura que de hallarse asbesto en los vagones “iniciará acciones legales contra el Metro de Madrid por vender coches con este material, prohibido en ambos países al momento de la transacción”.

El 20 de febrero, Sbase y Metrovías retiraron de circulación las tres formaciones que corrían por la línea luego de que desde España confirmara “la existencia de amianto en dos modelos de tren”, un material cancerígeno prohibido en ambos países.

 

Artículos Relacionados