Desafectaron a un jefe policial por mantener sexo con una detenida

La Auditoría General de Asuntos Internos de la Policía Bonaerense ordenó la separación provisoria del cargo a un jefe policial de la DDI La Plata. La decisión fue adoptada luego de que una mujer radicara una denuncia de abuso sexual de una detenida, delito que habría sido perpetrado por el efectivo que ahora se encuentra separado de la fuerza.

Según se señala en la presentación judicial que realizó una presa que comparte la cárcel con la supuesta víctima de abuso, la vejación habría ocurrido en la cocina de la dependencia en donde se alojaban. La misma testigo afirma también que su compañera de celda estaría embarazada y que dicho estado sería producto de los abusos a los que habría sido sometida.

Fue en este marco que la cúpula de Asuntos Internos decidió desvincular momentáneamente al comisario David Casas, segundo jefe de repartición.

El titular de Asuntos Internos, Guillermo Berra, fue quien confirmó que, Casas, fue separado del cargo hasta tanto avance la investigación, luego de que se presentara el martes pasado una denuncia por «abuso sexual» a una mujer detenida, efectuada por una testigo también presa en la misma DDI.

La mujer involucrada sostuvo que se trataba de sexo consentido que se daba fuera del calabozo en el marco de una «relación amorosa», pese a que la testigo Rosa Martignoni, detenida como acusada de haber arrojado de un edificio a Renzo, el nene de 7 años con Síndrome de Down, hijo de su pareja, dijo que se trataba de abuso sexual.

La denuncia es investigada por la fiscal Betina Lacky, quien ordenó el traslado de las dos mujeres a otra dependencia y que investiga si el consentimiento está viciado.