Ventas dispares en la Feria del Libro

Libreros, editores y representantes de la industria cultural coincidieron en que la 44° Feria del Libro de Buenos Aires contó con ventas dispares aunque con similar asistencia a la de 2017, y que el interés este año se centró en la diversidad de género, la literatura feminista y la autoría de mujeres.

Los grandes grupos editoriales se refirieron a un crecimiento en las ventas, pero otros protagonistas de la Feria advirtieron que la capacidad de compra disminuyó en el contexto de inflación y fuerte aumento en el precio de los libros, sumado a que las Bibliotecas Populares (BP), un actor importante en este contexto, contaron con el mismo caudal de dinero que el año anterior.

El director de la Comisión Nacional de Bibliotecas Populares (Conabip), Leandro de Sagastizábal, explicó que “si bien queremos ayudar al sector (las BP llevan catalogados más de nueve millones de ejemplares), el foco está en generar lectores no en comprar libros: Llevamos invertidos unos cuatro millones de pesos en seis programas de Canal Encuentro”.

“Se compraron menos libros este año, pero esa merma fue escasamente significativa -adviritó De Sagastizábal-. La centenaria Biblioteca Franklin por ejemplo, la más antigua de Argentina, compró siete libros menos que el año pasado”.

Santiago Boido, director editorial de Penguin Random House, resaltó que “la presencia de los premios Nobel John Coetzee y Mario Vargas Llosa generó muchísima convocatoria” y que, “las ventas fueron un poco mejores que en 2017, aunque cayeron las compras de las BP, lo cual es gravitante”.

Mientras que Ignacio Iraola, director editorial de Planeta, destacó que “los ejemplares vendidos aumentaron en un 8% y la facturación en un 22%, con Paul Auster, María Dueñas, Felipe Pigna y Darío Sztajnszrajber entre los autores favoritos, y autores de literatura juvenil como Chris Pueyo y Pamela Stupia, entre lo más convocantes”.

Mauro López, al frente de la librería Antígona, explicó que “si bien el volumen de dinero es mayor, en cantidad de libros es menor” y entre lo más buscado por los visitantes ubicó la edición sobre Evita de la colección Antiprincesas.

Verónica Rutti, de Océano, indicó que “las ventas mermaron un 20%, respecto a 2017, en materia de literatura infantil y juvenil”, un segmento que lideró la intención de compra en las últimas ferias; a lo que Francisco Villalba Garibaldi, director del grupo AZ, apuntó “una disminución general del 30%”.

Para Mónica Dinestein, de la distribuidora Lúdico, “el porcentaje de venta bajó en un 10%”; y para Sandra Colman, de Catapulta, stand que obtuvo el premio al más original de la Feria este año, “se vendieron más libros que el año pasado”.

En cuanto al punto más significativo de esta Feria, el director de Fundación El Libro, Oche Califa, remarcó que “si bien su fortaleza es la multiplicidad que la convierte en uno de los hechos culturales más masivos de Latinoamérica, este año los feminismos, las disidencias sexuales y la autoría de mujeres acaparó la atención”.

Caudia Piñeiro inauguró la Feria, Laura Alcoba abrió el Diálogo de Escritores Argentinos y, en el Diálogo de Escritores Latinoamericanos, “se debatió por qué la literatura que se proyecta al mundo desde el continente está escrita en su mayoría por mujeres”, graficó Califa.

Artículos Relacionados

Deja un comentario