El nuevo mapa de Internet

El fin de la neutralidad en la red en EEUU el 11 junio apuró un proceso de fusiones entre los principales proveedores de conexión y los generadores de contenidos (AT&T con Time Warner y Comcast con 21 Century Fox) que podría dar nacimiento a un nuevo mapa de Internet, más cerrado y monopólico, con menor libertad de expresión y de elección, analizaron especialistas.

Las fusiones de estos titanes, advierten los críticos, podrían resultar en una concentración sin precedentes en la historia de Internet, un mapa en el que las empresas que dan conexión (las llamadas ISP) son a la vez las dueñas de los contenidos que circulan por sus redes, y están avaladas legalmente para ralentizar o bloquear el acceso a los servicios de la competencia.

El panorama “es aterrador”, advirtió la organización estadounidense Fight For the Future (FFF), para la cual “sin neutralidad en la red, no hay nada que evite ese tipo de abusos, y es solo cuestión de tiempo que eso comience”.

“Es probable que se venga una nueva Internet. Que las nuevas reglas de juego faciliten la proyección de negocios y la integración vertical del negocio del transporte con el de producción de contenidos”, analizó por su parte el investigador del Conicet Martín Becerra.

El especialista en regulación de medios graficó que ahora “los dueños de los caños van a poder lubricar el tráfico de los contenidos propios”.

El pasaje a estos movimientos quedó formalmente abierto el 11 de junio, cuando comenzó a regir en Estados Unidos una norma impulsada por la administración Republicana que eliminó la neutralidad en la red, el principio que impedía discriminar (positiva o negativamente) el trafico de datos que circula por las redes.

Eso le habilitó a las ISP (las verdaderas impulsoras de este cambio) la posibilidad de bloquear, ralentizar o acelerar las velocidades de conexión en función de los contenidos a los que accedan sus clientes; ahora las proveedoras podían, por ejemplo, cerrar acuerdos comerciales con terceros para garantizarles accesos más rápidos que a la competencia.

Apenas pasó un día para que un juez federal le habilitara a la gigante telefónica AT&T la compra del conglomerado de medios Time Warner (propietaria de CNN, HBO y Warner Bros, entre otros) por más de 85 mil millones de dólares.

Al día siguiente, el 13 de junio, Comcast -también uno de los principales proveedores de televisivos por cable, Internet y telefonía- hizo pública una oferta por la multinacional de medios 21 Century Fox, por la que pagaría 65 mil millones de dólares.

“Hasta ahora, hasta hace algunos años, había un problema que resolver, porque los que tenían la infraestructura no tenían los contenidos. Ahora se juntan y ganan los mercados, gana la concentración”, consideró por su parte la analista Natalia Zuazo, autora del flamante libro “Los dueños de Internet”.

Esta nueva configuración que viene “tiene una incidencia directa en la libertad de expresión y en la capacidad de las personas a elegir. Si esta integración vertical sigue sucediendo, además para las empresas va a ser cada vez más difícil seguir innovando”, dijo.

Artículos Relacionados