ATE rechaza el congelamiento de ingresos en el Estado y amenaza con medidas de fuerza

La Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) cuestionó la decisión del Gobierno de congelar la incorporación de personal en la administración pública y advirtió que las “medidas de fuerza continuarán” hasta que se modifique el “rumbo económico” de la Argentina.

El secretario general del gremio, Hugo “Cachorro” Godoy (foto), aseguró que los empleados estatales “no se van a quedar de brazos cruzados mientras sus derechos se ven cercenados”.

De esta manera, el sindicato criticó la decisión del Ejecutivo de dejar de tomar personal, con el objetivo de disminuir el gasto público 30% este año por ese concepto, algo que fue oficializado este martes mediante un decreto.

La medida, que se hará efectiva hasta el 31 de diciembre de 2019, prohíbe además las bonificaciones, premios, incentivos y suplementos a los trabajadores públicos durante el mismo período.

El líder de ATE aseguró que su agrupación va a anunciar “más medidas de acción directa” que “continuarán en ascenso hasta obligar al Gobierno a cambiar el rumbo económico”.

“No nos vamos a resignar a que nos reduzcan el salario y nos despidan, como hicieron ahora con la agencia de noticias Télam, o como lo están haciendo en la ANSES, o en SENASA, por dar algunos ejemplos”, anticipó.

El dirigente gremial precisó que hasta el momento “ha habido alrededor de 22 mil” empleados que fueron echados el Gobierno, pero advirtió que “podemos prever 10 mil más” si se tiene en cuenta que el nuevo decreto también “implica dejar sin efecto a las contrataciones técnicas con universidades al 31 de diciembre” pasado.

Por otra parte, Godoy resaltó que en cambio el sector de las fuerzas de seguridad “ha estado creciendo desde el 2011 o 2012 de manera brutal” con “una inflación de alrededor del 500 por ciento” de su planta.

“O sea que cuando se habla de aumentar el gasto en el Estado para las fuerzas represivas, el Gobierno no se preocupa. Ahora, cuando hablamos de otras situaciones ligadas a la protección o la contención de sectores más desprotegidos, como son las necesidades de Salud, Educación, Cultura, etcétera, ahí el Gobierno pretende ajustar y bajar gastos”, se quejó el gremialista.

Artículos Relacionados