Siete años y medio de cárcel por la triple fuga de General Alvear

El Tribunal Oral en lo Criminal número uno de La Plata condenó este lunes a siete años y medio de prisión a los hermanos Martín y Christian Lanatta y a Víctor Schillaci por haberse fugado del penal bonaerense de General Alvear el 27 de diciembre de 2015.

Al leerse el fallo condenatorio se indicó que “la fuga no pudo haberse concretado sin la colaboración de las máximas autoridades del Servicio Penitenciario Bonaerense”.

Los Lanatta y Schillaci se escaparon de la Unidad Penal 30 de General Alvear y estuvieron prófugos hasta el 11 de enero de 2016.

Al margen de este juicio, los hermanos Lanatta y Schillaci están condenados a prisión perpetua, como partícipes necesarios, por el triple crimen de General Rodríguez, ligado al tráfico de efedrina.

El proceso por la fuga del penal de General Alvear estuvo a cargo del juez federal Juan José Ruiz.

El juicio, que comenzó el 13 de agosto último en los Tribunales de La Plata, situado en la calle 8 entre 56 y 57 de la capital bonaerense, tuvo este lunes su resolución definitiva y el tribunal los encontró culpables por los delitos de “robo simple, privación de la libertad, robo agravado por un arma de utilería y evasión”.

En su fallo, el presidente del tribunal señaló: “La fuga jamás se hubiera producido, al menos no de la forma en la que se produjo, sin la colaboración de las más altas jerarquías del Servicio Penitenciario Bonaerense y del poder político”.

Por este tema, el magistrado mandó un informe de causa para investigar las posibles complicidades de funcionarios en la huida, caso en el que va a intervenir la Fiscalía de Instrucción N° 7.

El doctor Ruiz sostuvo en su resolución que “la versión que dieron los imputados” sobre el escape de prisión “no resultó creíble casi en su totalidad”. “Nos usaron para las elecciones, para perjudicar a Aníbal Fernández. Era más peligroso estar en la cárcel que escaparse”, señaló Martín Lanatta cuando declaró ante el tribunal.

Sin embargo, el juez Ruiz destacó que notó durante las audiencias el “sincero arrepentimiento” de Lanatta en cuanto a que las autoridades penitenciarias “les impusieron una fecha” para la fuga.

Martín Lanatta, quien no estuvo presente en la lectura del veredicto, también sostuvo en su declaración ante el Tribunal: “No teníamos otra opción. Nos escapábamos o nos mataban”.

La pena fue menor a la solicitada por la fiscal Silvia Longone, quien había pedido 14 años de cárcel para

cada uno de los acusados.

Además, los tres acusados deberán afrontar un juicio popular en La Plata por atacar a tiros a dos policías en la localidad de Ranchos.

Será por la “tentativa de homicidio” contra los agentes Lucrecia Yudati y Fernando Pengsawath, a quienes los prófugos tirotearon el 31 de diciembre de 2015 en un puesto vial de Ranchos, y los dejaron gravemente heridos.

También serán juzgados por los delitos en los que incurrieron en la provincia de Santa Fe, luego de la fuga.

Los procesos de Santa Fe, sin fecha definida desde que se diera de baja el pautado para el mes pasado, son también por enfrentamientos con integrantes de las fuerzas de seguridad.

El primero ocurrido en la zona rural de San Carlos y otros en el norte de esa provincia, cuando además robaron y secuestraron con el fin de no ser capturados.

Artículos Relacionados