Chivilcoy pelea por 600 puestos de trabajo

Los vecinos de Chivilcoy han mostrado su enorme preocupación por el cierre de una fábrica que representa uno de los mayores empleadores de esa ciudad. Por eso, han salido a la calle a protestar y marcar su postura de defensa de los puestos de trabajo. La fábrica Paquetá cerrará finalmente sus puertas en diciembre y alrededor de 600 empleados quedarán en la calle, un duro golpe para la comuna ya que la empresa de capitales brasileños es la principal empleadora privada de la localidad bonaerense.

El propio intendente, Guillermo Britos, se involucró en el tema aunque sin poder brindar ninguna solución al respecto. “Fuimos a visitar a los trabajadores junto al Secretario de Gobierno y el Jefe de Gabinete. Hablamos con ellos, nos pusimos a disposición. Lo que siempre hay que hacer en estas situaciones complejas es decir la verdad, acá hay una problemática generada exclusivamente porque la empresa Adidas decide dejar de ser cliente de Paquetá”.

Si bien la fábrica venía con problemas desde hace varios meses, lo que llevó a suspensiones de personal, ahora se tomó la decisión del cierre definitivo. En principio se esperaba que sea el día 20 de diciembre, aunque según el diario brasileño Valor será el 5. Más allá de la fecha, lo cierto es que la noticia es un mazazo para Chivilcoy, que en las últimas horas realizó una masiva movilización para pedir una solución.

La decisión, según el diario brasilero, se tomó porque “a pesar de un buen desempeño a lo largo de los años en que Paquetá estuvo en Argentina (desde 2006), la compañía no conquistó nuevos clientes” por la situación económica del país. La planta fabricaba 700 mil pares de zapatillas para Adidas al año, destinados al mercado local.

“Como municipio estamos preocupados por conservar las fuentes de trabajo, por eso estamos pensando un plan B”, lanzó  el intendente local, Guillermo Britos, quien reconoció que desde el Gobierno nacional aún no le comunicaron nada en relación a las gestiones que llevan adelante.

El optimismo del Intendente choca con el de los operarios, quienes el lunes 5 salieron a la calle en reclamo por los puestos de trabajo con apoyo de la CGT y la CTA. “Le pedimos a quienes están en los gobiernos, que salen a hacer declaraciones, que si saben que acá no se podrá revertir nada, den la información que tienen que dar. Sean sinceros, queremos la verdad, que nos reconozcan que no tuvieron la capacidad para poderlo manejar”, dijo el secretario general de la Unión de Trabajadores de la Industria del Calzado, Juan Marcelo López, y destacó que algunos de los operarios decidieron aceptar los retiros voluntarios por un 140% de indemnización.

Artículos Relacionados

Deja un comentario