Cada vez más mujeres eligen el gas pimienta para defenderse

Por temor a un robo, a un ataque sexual o la realidad de un femicidio que ocurre cada 32 horas, cada vez son más las mujeres que deciden llevar gas pimienta en la cartera como mecanismo de autodefensa, según confirmaron fuentes del sector.

En Barrio Norte, el responsable de un local de camping aseguró a la agencia Télam que se vende un promedio de 100 aerosoles por semana, en su mayoría a mujeres o a hombres que se acercan a buscarlo para sus esposas, sus novias o hijas, a un promedio de 185/200 pesos; en tanto una casa de pesca de la zona de Congreso advirtió que en promedio las compradoras se llevan alrededor de cinco por día.

Una armería de Núñez, que comercializa modelos de entre 300 y 600 pesos según la cantidad de gramos, señaló que se llevan alrededor de 30 por mes del modelo más solicitado, el de tamaño lápiz labial.

El pasado 2 de enero una docente de la Facultad de Medicina y activista feminista que prefirió resguardar su identidad lanzó una encuesta a través de su usuario de Twitter @sol_despeinada: “Demostremos algo amigas: RT si alguna vez pensaste en tener o tenés gas pimienta en la cartera. También, si tienen otros elementos con ustedes, y comenten hasta que se den cuenta que no somos dos o tres paranoicas”.

La respuesta fue inmediata: la publicación fue compartida 6.700 veces, recibió 2.951 Me gusta y una avalancha de comentarios.

“Mi papá me compró el primer gas pimienta a los 15 años, después de que me manosearan en la calle en dos oportunidades. Ambas fueron volviendo de la escuela y a plena luz del día”, dijo @pilargiri.

También, entre el aluvión, @suricatalunar dijo que el gas pimienta fue regalo de cumpleaños de su hermano, a @ivusamuel se lo dio su jefe y @Malee2123 lo compró en Mercado Libre.

El gas pimienta causa el cierre inmediato de los ojos, dificultad de respiración, picor de nariz y tos. La duración de sus efectos depende de la fuerza del aerosol, pero el efecto completo medio dura alrededor de 30 a 45 minutos.

Su uso civil está permitido. Según la Agencia Nacional de Materiales Controlados (ANMAC), anteriormente Registro Nacional de Armas, la normativa está regida por una disposición del 27 de julio de 2000 en la que se declara a “los agresivos orgánicos contenidos en aerosoles o rociadores con capacidad inferior a los 500 cm3, excluidos de la Ley Nacional de Armas y Explosivos N° 20429, y su reglamentación”.

Aunque advierte que “resultaría aconsejable que la comercialización de estos productos se hiciere en lo fundamental a través de armerías inscriptas en el RENAR, por tratarse, o mejor aún de publicarse como elementos defensivos”.

Disponibles a través de Internet, pero también en locales tan disímiles como armerías, casas de pesca e, incluso, bazares, quienes los comercializan coinciden que en los últimos años las ventas se incrementaron considerablemente y que la demanda está compuesta principalmente por mujeres.

Desde una distribuidora que en su página recomienda un modelo tipo llavero “con la fórmula más potente, que contiene el mayor porcentaje de gas pimienta permitido (10%) que detendrá a cualquier agresor inmediatamente” aseguraron que “al no ser letal, resulta el mejor mecanismo de defensa para las mujeres que cada vez más eligen llevarlo en la cartera”.

Salvador Oliva, docente de defensa personal, respaldó su uso: “Si bien hay ciertas especificidades que hay que saber, es la mejor opción porque es un arma de larga distancia, legal, que sirve para lanzar y salir corriendo”.

Artículos Relacionados

Deja un comentario