Merecido homenaje para Larrea y Fontana

Héctor Larrea y Jorge “Cacho” Fontana, dos leyendas de la radiofonía argentina, fueron homenajeados con placas en baldosas con sus nombres en la entrada del histórico edificio de Radio Nacional.

Además de promover el reconocimiento, el director de la emisora pública, Fernando Subirats, anunció que Fontana se sumará a la grilla de la radio con “Un Cacho de Nacional”, ciclo de entrevistas que, desde el 4 de mayo, se escuchará los primeros sábados de cada mes, de 21 a 22, por AM 870.

El locutor porteño, que el próximo martes 23 cumplirá 87 años, consideró que este tributo “es un golpe directo al corazón, porque esta radio yo la visité cuando todavía no sabía que iba a ser locutor, venía a esta vereda a espiar a los periodistas que conocía por la voz”.

“Estoy feliz de reencontrarme con Héctor, de vivir este momento que creo nosotros, sin haberlo dicho, lo sentimos hondamente”, se explayó quien inició su carrera en el medio en 1950, luego de haber dado sus primeros pasos como presentador en las veladas de los cabarets Chantecler y Tango-Bar.

Larrea, quien es parte del staff de Nacional donde comanda su programa de lunes a viernes de 14 a 17 por FM Folklórica 98.7, expresó: “Me resulta muy difícil procesar estas cosas, nunca nadie podía haber imaginado tanto y esto es de una gran generosidad. Esto me colma el corazón y me recuerda que tenemos que trabajar cada día mejor”.

Y conocedor de un oficio que abraza desde mediados del siglo pasado, el mentor del clásico “Rapidísimo” propuso que “es necesario agarrar a trompadas a nuestro ego para que nos deje trabajar con humildad porque la razón de ser la radio es el oyente, y tenemos que estar a su servicio porque él es el espíritu de la radio”.

Nacido hace 80 años en la localidad bonaerense de Bragado, Larrea logró instalarse en el hogar de varias generaciones de argentinos gracias a su programa “Rapidísimo”, que desde 1967 y hasta avanzada la década del 90, se convirtió en un emblema de la radiofonía argentina.

Sin embargo, la voz de Larrea comenzó a hacerse conocida a principios de los ’60, en Radio Argentina, en donde leía publicidades y presentaba a numerosas orquestas de tango.

Más allá de ser un ícono de la radio, la televisión también lo consagró como una prominente figura, especialmente por el exitoso ciclo “Seis para triunfar”, que se extendió entre 1986 y 1991, aunque ya había estado al frente de programas como “La campaña de cristal”, “Humor redondo” o “El show de la vida”, entre otros.

Paradójicamente, el debut en la pantalla chica había sido en el rol de actor en la novela “Cuatro hombres para Eva”, que se emitía por Canal 13.

Fontana, en tanto, es dueño de una de las voces más emblemáticas de la radio argentina y entre sus ciclos más famosos se encuentran el “Fontana Show”, en la década del 70, por Radio Rivadavia, y en la década del 90 por Radio Nacional.

Por su parte, la televisión también tuvo a Fontana como figura emblemática a partir del famoso ciclo “Odol Pregunta”, en donde patentó la frase “con seguridad” cuando un participante daba la respuesta correcta.

La conducción junto a Pinky del ciclo “24 horas por Malvinas” en plena Guerra del Atlántico Sur, por ATC, para recaudar fondos para los soldados, le valieron algunas críticas que minaron su hasta entonces inmaculado perfil público.

Esto se agravó aún más cuando a principios de los 90 vivió un incidente personal que incluyó una denuncia de su entonces pareja, la modela Marcela Tiraboschi, por maltrato físico e incitación al consumo de drogas.

Artículos Relacionados