Juicio oral para intendente de Ensenada

El intendente de Ensenada, Mario Secco, deberá enfrentar un juicio oral por haber irrumpido en la Legislatura durante una sesión en la que se trataban cambios en el régimen jubilatorio del personal del Banco Provincia.

Fuentes judiciales confirmaron que el juez de Garantías platense, Federico Guillermo Atencio, resolvió elevar a juicio oral la causa contra Secco, al rechazar las nulidades y los pedidos de sobreseimiento realizados por la defensa del jefe comunal kirchnerista.

Secco será juzgado por los delitos de «coacción agravada, intimidación pública y entorpecimiento de la labor legislativa» por haber irrumpido, el 14 diciembre de 2017, en el recinto de la cámara de Diputados luego de romper una reja de ingreso a la Legislatura.

Ese día, la cámara baja trataba los cambios en el régimen jubilatorio del Banco Provincia propuesto por el Ejecutivo, en medio de una protesta de trabajadores de la entidad y otros gremios estatales que se desarrollaba en las afueras del palacio legislativo, que terminó con duros enfrentamientos entre los manifestantes y la policía.

Ante esto, diputados de la oposición pidieron un cuarto intermedio para ver qué estaba ocurriendo. En ese momento, Secco y un grupo de colaboradores franquearon una reja de ingreso y se dirigieron directamente al recinto, y una vez adentro el intendente depositó sobre el estrado de la presidencia unas postas de goma que había recogido tras el choque con la policía.

Por esta acción, la fiscal a cargo de la investigación, Ana Medina, pidió juzgar a Secco por los delitos de «coacción agravada, intimidación pública y entorpecimiento de la labor legislativa», solicitud que Atencio convalidó tras rechazar los pedidos de nulidad de la defensa.

El jefe comunal, que no fue detenido tras el hecho y llegará en libertad al debate oral, enfrenta una pena que, según fuentes judiciales, podría ser excarcelable.

Tras los incidentes y la denuncia, Secco aseguró que «no cometí ninguna resistencia a la autoridad. No interrumpí ninguna sesión porque estaban en cuarto intermedio. No entré rompiendo nada porque me hicieron entrar nueve diputados». Además, consideró que es «un mamarracho judicial lo que están haciendo con nosotros. Me imputan delitos que no cometí».

Artículos Relacionados