Un club de Chascomús le da de comer a sus deportistas y a sus rivales para atenuar la crisis

En medio de la crisis económica, Tiro Federal de Chascomús, un pequeño club de aquella ciudad, comenzó a brindarle el desayuno y el almuerzo a sus jugadores y a los contrarios antes de cada partido. El gesto fue imitado por otras instituciones.

Tiro no cuenta en la actualidad con demasiados pergaminos. En el plano futbolístico, fue eliminado en la fase de grupos en todas sus categorías que compiten en la Liga Chascomunense. En tanto, económicamente «no le sobra nada», dicen desde la institución.

Es que, cada partido en condición de local le cuesta unos $ 18.000 de gastos fijos, entre alquiler del estadio, árbitros y policía, que son solventados con entradas y cantina.

Tiro Federal es un espacio donde muchos de sus integrantes son marginados por la sociedad. El club durante mucho tiempo convivió con ese estigma: “Nosotros éramos los quilomberos, los marginados”, cuenta el presidente Julio Giribaldi que ahora es la cara visible de una movida que busca replicarse.

“A principio  de año empezamos con esta modalidad de darle el desayuno y algo de comer a los pibes de entre 13 y 17 años”, cuenta el presidente. Hay una explicación de por qué la atención se pone sobre los adolescentes y pre-adolescentes. Las categorías infantiles que van entre los 6 y los 12 años tienen, por lo general, el acompañamiento de mayores. Siempre hay alguien detrás del nene, pero con el correr del tiempo eso cambia: “Cuanto más se necesita la presencia del mayor o el adulto responsable, empiezan a ir menos” reflexiona Giribaldi.

 

Fuentes: Agencia DIB / Cielo Sports

Artículos Relacionados