La UNLP avanza contra la diabetes

Un grupo de científicos de la Universidad Nacional de La Plata buscan recuperar las células dañadas para que vuelvan a producir insulina, la hormona encargada de regular la cantidad de glucosa de la sangre y esto se convierte en una importante vía para combatir la diabetes, una enfermedad que afecta a muchas personas en la Argentina.

Se estima que en la Argentina una de cada 10 personas mayores de 18 años tiene algún tipo de diabetes. Frente a este escenario, científicos de la UNLP ensayan una droga con potencial para recuperar las células dañadas para que vuelvan a producir insulina, la hormona encargada de regular la cantidad de glucosa de la sangre.

La diabetes es una enfermedad crónica que aparece cuando el páncreas no produce insulina suficiente o cuando el organismo no utiliza eficazmente la insulina que produce. La insulina es una hormona que regula el azúcar en la sangre. El efecto de la diabetes no controlada es la hiperglucemia (aumento del azúcar en la sangre), que con el tiempo daña gravemente muchos órganos y sistemas, especialmente los nervios y los vasos sanguíneos.

Los estudios sobre la nueva droga se llevan adelante en el Centro de Endocrinología Experimental y Aplicada (CENEXA-UNLP-CONICET) de la Facultad de Ciencias Médicas. En los ensayos, la droga fue aplicada en ratas de laboratorio obteniendo los resultados esperados por los investigadores.

Bárbara Maiztegui, integrante del equipo de científicos del CENEXA, ofreció detalles de los ensayos: “Tras la aplicación de un péptido a las ratas durante un período de 10 días, a través de dos inyecciones diarias, se observó un incremento en la masa de las células beta pancreáticas encargadas de secretar insulina y un aumento de la angiogénesis; es decir, la formación de nuevos vasos o capilares que facilitan la proliferación de estas células beta”.

La droga en cuestión se trata de un péptido -un tipo de moléculas formadas por la unión de varios aminoácidos- que actúa a nivel del páncreas sobre las células beta, situadas en los islotes de Langerhans.

Estas células se encuentran alteradas en la diabetes debido a una disminución de su cantidad y a una menor capacidad para secretar insulina.

La importancia de esta droga reside en su capacidad de aumentar la secreción de insulina y la cantidad de células beta del páncreas, recuperando las células dañadas en número y en función, ya que en la diabetes hay menos células beta de las que debería haber.

Artículos Relacionados