Los Simpson, temporada 30

Los Simpson”, la comedia animada para adultos más importante de la historia de la TV, presenta este domingo a las 20 por Fox Channel y para toda América Latina su temporada número 30.

Rodeados de rumores que ponen en duda su futuro a largo plazo, con ratings declinantes y ante la incertidumbre de cómo será afectada al transformarse en propiedad -junto con decenas de otros activos de la Fox- de la Walt Disney Company, Homero y su familia siguen rompiendo récords de longevidad.

Creada por Matt Groening inicialmente como un segmento corto del programa de variedades “The Tracey Ullman Show” en 1987, “Los Simpson” pronto llamó la atención del público y tomó vuelo propio, con el desarrollo del actual formato de media hora que debutó el 17 de diciembre de 1989.

Desde entonces se convirtió en un fenómeno cultural que no conoce de fronteras ni tampoco de edades; las temporadas se fueron apilando unas sobre las otras hasta erigirse en el programa de ficción más duradero de la historia del prime time estadounidense.

La mismísima Fox acaba de dar a conocer un estudio cualitativo encargado a una consultora norteamericana que concluye que existe una “Generación S”, que en lugar de englobar a personas del mismo rango etario afirma que aquellos que vieron “Los Simpson” en sus diferentes épocas están unidos por, por ejemplo, un mismo sentido del humor.

Su impacto social es tal que en muchas universidades se los estudia; en la Universidad de Glasgow llegó a dictarse un curso de “Introducción a la Filosofía” de la familia de Springfield.

La serie es referencia pop ineludible en las últimas tres décadas, con un humor ácido que fue revolucionario para la TV y un sello marca registrada que abrió camino para el hoy fecundo género de serie animada para adultos: la crítica al “american way of life”.

Sus guionistas demuestran una y otra vez su capacidad para leer el clima social de la época y hasta de “predecir” el futuro: es que su agudeza para interpretar el absurdo en el que cae habitualmente el mundo les ha permitido imaginar hechos a priori tan improbables como el triunfo de Donald Trump como presidente de EEUU o la adquisición de Fox por parte de Disney.

Y es justamente bajo el paraguas de la compañía del ratón Mickey en donde el porvenir de “Los Simpson” es difícil de avizorar.

33 Emmys de la Academia de la Televisión de Estados Unidos, una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood (2000) y una taquillera película (2007), entre otros logros, no significan nada para el principal conglomerado mundial de medios y empresas de entretenimiento si el show da pérdidas.

Artículos Relacionados