El 15 comienza el avistaje de ballenas en Madryn

Las ballenas ya se muestran en las costas chubutenses de la Península Valdés, listas para ser protagonistas ante la mirada de miles turistas que llegarán hasta esta área natural protegida, donde el próximo 15 de junio comenzará la temporada de avistaje embarcado desde Puerto Pirámides.

Así lo anunció el ministro de Turismo y Áreas Protegidas del Chubut, Néstor García, quien además adelantó que en esa misma localidad «los días 29 y 30 de junio será la apertura oficial de la temporada, con una agenda cargada de actividades y la participación de toda la comarca».

El funcionario agregó que «tenemos una presencia de ballenas que nos permite abrir la temporada el próximo fin de semana, que es largo (por el paso a la inmortalidad del General Martín Miguel de Güemes) y por eso dará más opciones para la llegada de turistas».

El funcionario describió que «las ballenas ya se pueden ver en las costas, pero recién a partir del sábado empiezan los avistajes».

En tanto para la apertura oficial de la temporada, se realizarán múltiples actividades en Puerto Pirámides, la única localidad ubicada dentro de Península Valdés, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

«Habrá espectáculos artísticos, artesanos, productores y gastronomía de toda la comarca Península Valdés, con una agenda que vamos a cerrar en los próximos días», agregó Garcia.

«Serán dos jornadas de homenaje y promoción de uno de nuestros mayores recursos naturales y turísticos que vamos a organizar junto al municipio de Puerto Pirámides, con la participación de prestadores privados y pobladores porque la idea es que todos se acerquen a disfrutar», completó.

Las ballenas francas australes arriban cada año a las costas de Península Valdés para cumplir con un nuevo ciclo de reproducción: hembras que dan a luz a sus crías, hembras y machos adultos que llegan para aparearse, juveniles que socializan y otras hembras adultas que traen consigo a la cría para su destete.

Las ballenas no forman manadas sino que se desplazan en forma solitaria, pero se las puede ver en parejas de cópula o madre-cría y, como saltan con frecuencia, se transforman en un atractivo único.

Además dejan ver su enorme cola fuera del agua por largo rato, cuando no golpeando la superficie con las aletas, provocando «explosiones» de espuma de mar.

«Ver a las ballenas es una experiencia única e inolvidable y lo digo porque durante años estuve en el equipo de guardafaunas», explicó García.

«Con ellos aprendí a respetar los tiempos de los enormes mamíferos para acercarse, contemplarlas en silencio, y saber esperar el acercamiento o las acrobacias de las ballenas, algo necesario en un avistaje», explicó Néstor Garcia.

El servicio es prestado por seis empresas que parten con embarcaciones especialmente habilitadas y monitoreadas por el Ministerio de Turismo para realizar lo que se denomina «avistaje», es decir, un proceso de aproximación a los ejemplares con una duración aproximada de una hora y media.

Península Valdés está ubicada en el extremo noreste del Chubut y se distingue en el mapa por su contorno con forma de «hongo que se introduce en el mar» que le dan los golfos San José y Nuevo.

Sobre este último, ubicado en la cara sur de la península, se encuentra Puerto Pirámides, una pequeña localidad montada alrededor de la actividad turística que se despliega alrededor de los balleneros.

Artículos Relacionados

Deja un comentario