Graves incidentes en Hong Kong

La policía de Hong Kong reprimió con gases lacrimógenos y balas de goma a decenas de miles de personas que rechazaron en las calles un polémico proyecto de ley de extradición a China, en la jornada más violenta en la ciudad desde que este territorio semiautónomo fuera devuelto a Beijing por los británicos.

La represión se desencadenó después de que los manifestantes tomaron arterias clave en la hora pico de la mañana y rodearon el Parlamento de la ciudad, lo que obligó a los legisladores a posponer un debate sobre la ley de extradición que estaba previsto para este miércoles.

La presidenta ejecutiva de Hong Kong, Carrie Lam, quien defiende la ley, describió las protestas como «disturbios organizados» y pidió que se restaure la calma.

La preocupación internacional creció con la represión, tras la cual la Unión Europea (UE) advirtió a Hong Kong que «debe respetar» los derechos individuales y el presidente estadounidense, Donald Trump, dijo que esperaba que los manifestantes «sean capaces de encontrar una solución con China».

Las fuerzas de seguridad debieron escoltar a los parlamentarios que necesitaban llegar a la sede legislativa para la lectura de la ley que permitiría a la Jefatura del Ejecutivo local y a los tribunales de Hong Kong tramitar las solicitudes de extradición sin acuerdos previos y sin supervisión legislativa, informó la agencia de noticias EFE.

Pese al blindaje policial montado desde horas antes, la situación se tornó inmanejable por la enorme cantidad de manifestantes, la mayoría jóvenes, que coreaban consignas contra el gobierno hongkonés portando mascarillas para no ser reconocidos y protegerse del gas pimienta lanzado por la policía.

Al menos 72 manifestantes de entre 15 y 66 años resultaron heridos, incluyendo a dos que estaban en condiciones críticas, informó la Autoridad Hospitalaria de Hong Kong.

Amnistía Internacional y otros grupos de derechos humanos acusaron a la policía de uso excesivo de la fuerza, pero el jefe de policía de Hong Kong, Stephen Lo Wai-chung, dijo que no hubo «otra opción» que reprimir a «violentos» que atacaron a los agentes con «armas muy peligrosas».

Las autoridades dijeron que 21 policías resultaron heridos.

Artículos Relacionados

Deja un comentario