La demanda de sangre requiere muchos más donantes

Cada dos minutos, una persona recibe una transfusión de sangre en Argentina, lo que implica una demanda de 1.300.000 donantes al año de los cuales sólo entre el 35 y el 40 por ciento son voluntarios, señalaron especialistas con motivo de celebrarse el Día Mundial del Donante de Sangre.

«En Argentina se hacen un millón de transfusiones cada año. Eso significa que necesitamos 1.300.000 donantes por año para satisfacer las necesidades; si del 3 al 5 por ciento la población concurriera a donar dos veces por año se cubriría la necesidad en forma voluntaria», explicó Silvina Kuperman, médica pediatra y jefa del Centro Regional de Hemoterapia del Hospital Garrahan.

«El problemas es que sólo del 35 al 40 por ciento son donantes voluntarios, el resto es por reposición, es decir, una personas se tiene que operar o necesita sangre por algún motivo y se le pide a la familia», señaló.

Si bien la resolución sanitaria 1508 de 2015 prohibió exigir el aporte de donantes a quienes necesitan una transfusión, en la práctica más de la mitad de ellas se llevan a cabo con la sangre aportada por personas reclutadas por familiares o allegados del enfermo que necesita esa operación.

«Esta situación es en primer lugar un problema para quien está atravesando una situación crítica y tiene que salir a buscar donantes», subrayó Kuperman.

En el mismo sentido, Gabriela Dabusti, presidenta de la Asociación Argentina de Hemoterapia, Inmunohematología y Terapia Celular, destacó la importancia de «migrar hacia el modelo en el que el total de los donantes sean voluntarios».

«El donante voluntario siempre es más seguro que el que viene por reposición, porque lo hace sin la presión de tener un familiar o conocido y más consciente de su situación y sus prácticas; por ejemplo, una persona que tuvo una práctica sexual de riesgo (sin protección) quizás no va a donar voluntariamente, pero si un familiar lo necesita sí», explicó.

«Esto puede repercutir en el período de ventana, ya que por 6 meses las infecciones que se transmiten por la sangre pueden no ser detectadas en los estudios que se hacen sobre el material donado porque el organismo no generó los anticuerpos», añadió Dabusti.

Un ejemplo claro es el del Hospital Garrahan, que en 2011 cambió a un modelo de donantes cien por ciento voluntarios: «La prevalencia de enfermedades infecciosas que encontrábamos cuando teníamos sangre de reposición era del 5 por ciento, es decir que cinco de cada cien muestras las teníamos que desechar; desde que pasamos al modelo voluntario esa cifra disminuyó 10 veces», destacó Kuperman.

Para lograr este objetivo, el hospital pediátrico más importante de Argentina instrumentó un modelo de extracción «extramuros»: «tenemos una red de más de 300 organizadores voluntarios de campañas de donación de sangre en universidades, clubes, lugares de trabajo que acercan la posibilidad de donar», describió la pediatra.

En tanto Dabusti coincidió con la estrategia pero, advirtió que «no alcanza con que cada institución lo haga por separado», sino que «más bien debería implementarse una política desde el Estado más fuerte en esa materia».

Con motivo del Día Mundial del Donante de Sangre, la asociación de Hemoterapia, Inmunohematología y Terapia Celular, lanzó la campaña #ContamosConUstedes, una iniciativa pensada para redes sociales que busca mostrar donantes reales contando su experiencia y motivación.

Los videotestimonios que forman parte de #ContamosConUstedes se podrán ver durante todo este mes de junio en la página de Facebook DonandoSangreAr, en la que además habrá espacio para que los visitantes puedan enviar el relato de sus propias experiencias.

Por su parte, el Hospital Garrahan hará el sábado 15 la decimonovena edición del curso de Formación de la Donación Voluntaria de Sangre, en la que se le brinda información y herramientas a las personas de las comunidades que quieren empezar a organizar campañas.

Artículos Relacionados