Se entregó un alto jefe del ELN colombiano

Un cabecilla de un frente del Ejército de Liberación Nacional (ELN) de Colombia, que participó en el reclutamiento forzado de menores de edad y en ataques a la fuerza pública, se entregó a las autoridades, según informó el comandante del Ejército general Nicacio Martínez Espinel.

El militar reveló que alias «Pello«, jefe del frente Héroes y Mártires de Santa Rosa del ELN -la principal guerrilla en actividad del país- se entregó voluntariamente en el Batallón Nueva Granada, en Barrancabermeja, en el departamento de Santander.

«Tenemos la entrega voluntaria de alias Pello. Era cabecilla de la estructura del frente Héroes y Mártires de Santa Rosa, perteneciente al ELN», dijo Martínez a periodistas.

Según la agencia EFE, el guerrillero, de 53 años, del que no se suministró su verdadera identidad, decidió entregarse a la tropa por la presión de las autoridades y otros factores que se viven en el interior de la insurgencia.

«Estas entregas voluntarias para nosotros son muy valiosas porque se acogen al proceso de reinserción dispuesto por el Gobierno», destacó Martínez.

Alias «Pello» llevaba más de 25 años en la organización y desde sus 14 años se vinculó con el ELN, en el que ocupó varios cargos hasta que llegó a ser cabecilla principal del frente.

Según el Ejército, el guerrillero participó en atentados terroristas a torres de energía en el Cesar y el secuestro de un funcionario de la Policía en Bolívar, departamentos del norte de Colombia.

También ordenó el hostigamiento a varias subestaciones de Policía y otros atentados a instalaciones de la fuerza pública en los que murieron varios de sus integrantes.

Además, sería responsable del reclutamiento forzado de menores de edad para engrosar las filas de la insurgencia, extorsiones, narcotráfico, minería ilegal, entre otros delitos.

El ELN inició en febrero de 2017 en Quito negociaciones de paz con el anterior Gobierno colombiano, charlas que en mayo de 2018 fueron trasladadas a La Habana, donde la última ronda de diálogos concluyó sin avances a principios de agosto.

Sin embargo, el presidente de Colombia, Iván Duque, condicionó la continuidad de los diálogos de paz a que ese grupo deje de secuestrar y libere a las personas que tiene en su poder.

Los diálogos se cortaron del todo desde el atentado con un coche-bomba cometido por el ELN en enero, contra una escuela de la Policía en Bogotá, que dejó 22 cadetes muertos y 66 heridos.

Artículos Relacionados