El conservador Mitsotakis juró como nuevo primer ministro griego tras ganar las elecciones

El líder de Nueva Democracia, Kyriakos Mitsotakis, juró este lunes 8 de julio como nuevo primer ministro de Grecia en una ceremonia celebrada tan solo un día después de las elecciones en las que la fuerza conservadora se alzó con la mayoría absoluta de las bancas y cerró el ciclo de Syriza.

A diferencia de su antecesor, el izquierdista Alexis Tsipras, el líder conservador optó por el juramento religioso y lo hizo ante el arzobispo de Atenas, Jerónimo II, y varios representantes de la iglesia ortodoxa.

«Juro en el nombre de la santísima e indivisible Trinidad respetar la Constitución y las leyes», dijo Mitsotakis con su mano derecha sobre la Biblia.

La ceremonia se celebró además en presencia de la esposa y los tres hijos de Mitsotakis, refirió la agencia de noticias EFE

En una breve declaración antes de dirigirse al Palacio de Maximu -la sede del gobierno- donde Tsipras lo esperaba para el traspaso, Mitsotakis repitió el mensaje que ya había lanzado en la noche electoral: «El pueblo nos ha dado un mandato fuerte para cambiar el país. A partir de hoy empezamos a trabajar duro. Confío plenamente en nuestra capacidad de estar a la altura de las circunstancias» dijo.

Tsipras le dio la bienvenida con un apretón de manos, algo que su antecesor, el conservador Andonis Samarás, no hizo en 2015. Entonces Samarás se marchó de la sede del Gobierno antes de que llegara el nuevo jefe de Gobierno.

En las elecciones de este domingo Nueva Democracia alcanzó la mayoría absoluta con el 39,8 % de los votos y 158 de los 300 escaños que conforman el Parlamento, mientras que Syriza obtuvo el 31,5 %, lo que se traduce en 86 diputados.

La gran diferencia de escaños de debe a que la ley electoral griega otorga un bonus de 50 escaños al partido vencedor, un sistema que quedará abolido en la próxima legislatura.

Las elecciones de este domingo dieron paso de nuevo al bipartidismo, con un Syriza fuerte como principal partido de la oposición.

Nueva Democracia obtuvo su mejor resultado en más de una década, pero no toda su fuerza provino de los ciudadanos desencantados con Syriza. Según los análisis postelectorales, Nueva Democracia obtuvo apoyos de ex votantes de todas las formaciones.

Artículos Relacionados