La complicada agenda del próximo gobierno

El economista Mariano Kestelboim consideró que el próximo Gobierno deberá «tomar medidas muy fuertes, que afecten intereses de las empresas energéticas y del sector financiero».

Según Kestelboim, el país sufre «una de las cinco crisis más importantes del último medio siglo. Para mi es gravísima la situación. Me parece que no se termina de observar la realidad, porque el Indec, que ha tenido progresos admirables, sigue teniendo limitaciones».

Por caso, comentó que el Índice de Precios al Consumidor «no logra reflejar la pérdida del poder adquisitivo de los trabajadores. No hablo de manipulación, sí de un problema de metodología. No puede ser que el poder adquisitivo haya caído sólo el 10%, debe haber una caída del 30%. Lo mismo pasa con la pobreza, que va a estar mucho más arriba del 37% como se señala».

Para el economista, quien asuma la Presidencia el 10 de diciembre próximo «tiene que priorizar el crecimiento económico y las mejoras sociales. En ese sentido, habrá que desatender el pago de intereses de deuda».

«Habrá que reestructurar la deuda con acreedores locales y extranjeros. No necesariamente de un modo forzoso, con un default. Pero es importante que se priorice a los sectores sociales que fueron muy afectados en estos años», añadió, en un reportaje publicado por la agencia Paco Urondo.

Por último, consideró que si Alberto Fernández gana las elecciones presidenciales, el ministro de Economía que lo acompañe «debe ser una persona moderada, no tener el perfil que tuvo Axel Kicillof, que era más confrontativo».

Para ese cargo, propuso a Matías Kulfas: «Tiene la capacidad y la experiencia para serlo», resaltó.

Artículos Relacionados