Gobernadores resisten las medidas de Macri

Gobernadores opositores reiteraron sus críticas ante “el impacto fiscal” que tendrán en las arcas de las provincias las medidas de alivio anunciadas por el Gobierno nacional tras las elecciones primarias y remarcaron su intención de recurrir a la Justicia a partir del lunes para impedir que esas iniciativas se apliquen.

El oficialismo, en tanto, aseguró que ese conjunto de políticas que implican desde congelamiento de los combustibles y rebajas en el IVA de algunos alimentos básicos y Ganancias “no afectarán el funcionamiento fiscal” de los estados provinciales.

La postura de los mandatarios provinciales fue fijada en una reunión que mantuvieron en el Consejo Federal de Inversiones (CFI) donde coincidieron en que las decisiones económicas anunciadas «no fueron consensuadas con los gobiernos provinciales» y tildaron a las propuestas del Ejecutivo nacional como “inconsultas y electoralistas”

En ese sentido, la gobernadora de Tierra del Fuego, Rosana Bertone, confirmó que «los 19 gobernadores decidimos ir a la justicia a partir del lunes» para plantear sus quejas contra distintas medidas anunciadas porque, dijo a radio La Red, «no se ve que haya voluntad política concreta de resolver los temas».

Bertone confirmó además que Tierra del Fuego se sumará con un planteo ante la Corte Suprema a los amparos interpuestos por Neuquén, Río Negro, La Pampa y Santa Cruz, que reclaman la inconstitucionalidad del decreto rubricado por el presidente Mauricio Macri que establece el precio de la nafta fijando un dólar petrolero a 45 pesos.

La mandataria fueguina ratificó que la medida afecta los ingresos por regalías y precisó que en su provincia supone una pérdida de “alrededor de 89 millones de pesos”, a lo que “hay que agregarle los efectos en la reducción de la actividad por menor cantidad de inversiones”.

«Con esa medida el esfuerzo es solo de las provincias productoras de petróleo y en realidad hay que hacer eje en quién se pretende que pague por estas cosas», señaló el Ministro de Gobierno rionegrino Luis Di Giácomo.

Por su parte, el gobernador de Entre Ríos, Gustavo Bordet, se mostró «indignado» por las medidas de alivio que anunció el gobierno nacional en los últimos días y las calificó de «unilaterales, inconsultas y electoralistas».

«Nos enteramos por los medios de que se apropiaban de $30.000 millones de las provincias, pero también indigna que sea son solo por tres meses, con un claro tinte electoralista», dijo Bordet.

En tanto, el gobernador de Santa Fe, el socialista afín ahora a Consenso Federal Miguel Lifschitz, dijo que evaluará con sindicatos estatales los ajustes salariales para ver «como vamos a llegar a fin de año» tras las medidas de alivio anunciadas por la Nación al señalar que significan una merma de cuatro mil millones de pesos para la provincia.

“Tenemos que rearmar nuestro esquema y ver cómo vamos a llegar hasta fin de año”, observó Lifschitz, quien recordó que en la provincia «no tenía previsto suspender la cláusula gatillo” y sostuvo que “hace una semana la había ratificado”.

Varios de los mandatarios que se reunieron ayer en el CFI plantearon que solicitarán a la Nación “mecanismos de compensación”, algo que fue descartado por el ministro de Economía, Hernán Lacunza.

Artículos Relacionados