Sin plan B en el Reino Unido

Tras una serie de derrotas claves en el Parlamento, el primer ministro británico, Boris Johnson, dejó en claro que no cambiará su estrategia hacia el Brexit y anunció que el próximo lunes volverá a pedirle a la Cámara de Comunes que apruebe adelantar las elecciones generales para el mes que viene.

Johnson aprovechó un acto de una academia policial para afirmar su posición, después de la tensa y decisiva jornada parlamentaria de ayer, en la que perdió la mayoría en la cámara baja del Parlamento y no pudo frenar que los diputados vetaran cualquier opción de un Brexit sin acuerdo previo con la Unión Europea (UE).

«No quiero seguir dándole vueltas al Brexit, no quiero seguir haciéndolo; tampoco quiero una elección, pero francamente no veo otra salida; la única manera de conseguir hacer esto, de avanzar con esto, es tomar una decisión», aseguró, según la BBC.

«¿Quieren que este gobierno nos saque de la UE el 31 de octubre o quieren que Jeremy Corbyn y el Partido Laborista vayan a la crucial cumbre europea en Bruselas el 17 de octubre y efectivamente entregue el poder a la UE y nos deje adentro del bloque más allá del 31 de octubre?», continuó el premier, quien además sufrió el golpe de la renuncia de su hermano y ministro de Universidades, Ciencia, Investigación e Innovación, Jo Johnson.

Luego, cuando la prensa le preguntó a Johnson si estaría dispuesto a pedir una prórroga si el Parlamento volviera a rechazar las elecciones anticipadas el lunes, el premier fue categórico: «Prefiero estar muerto en una zanja».

Según el diario local The Guardian, las autoridades del país deben elegir entre dos escenarios para los próximos meses, pues ya no queda tiempo para otras alternativas.

Si el lunes Johnson consiguiera el apoyo de dos tercios de la Cámara de los Comunes a su moción para adelantar las elecciones, los comicios podrían realizarse el 15 de octubre -como ya confirmó el premier-, lo que daría tiempo a que el nuevo primer ministro participe de la cumbre de jefes de Estado y de gobierno de los países miembros de la UE en Bruselas, dos días después.

Para dar vuelta el resultado de la votación del miércoles, Johnson necesita que la principal fuerza opositora, el laborismo, cambie su abstención por un voto a favor.

El líder del laborismo, Corbyn, ratificó que solo apoyará un llamado a elecciones anticipadas si primero la moción de veto a un Brexit sin acuerdo se convierte en ley.

Aún no está claro aún si eso sucederá antes de la sesión del lunes, aunque fuentes de la Cámara de los Lores adelantaron a la prensa que este cuerpo podría aprobarla este viernes.

El segundo escenario se abre si el gobierno volviera a quedarse corto el lunes en el Parlamento y no consiguiera los votos para adelantar las elecciones.

Si eso sucede, se tratará como un voto de no confianza al gobierno y éste caerá, lo que abrirá un proceso de 14 días para que la oposición intente formar una mayoría parlamentaria y asumir el gobierno.

Hace tiempo que en el Parlamento británico es más fácil construir mayorías para oponerse a las estrategias del Brexit de los sucesivos gobiernos conservadores, que formar una mayoría propositiva con un plan de gobierno o, al menos, para el Brexit propios.

Por eso, si como parece probable, la oposición no lograra formar gobierno, se llamaría a elecciones, que solo podrían realizarse el 29 de octubre, apenas dos días antes de la fecha establecida por ley para activar el Brexit y abandonar la UE.

Artículos Relacionados

Deja un comentario