Abel Pintos prepara su «Universo paralelo»

El compositor y cantante Abel Pintos, el más taquillero artista argentino, prepara el espectáculo “Universo Paralelo” que hará tres funciones en Buenos Aires, poniendo su repertorio en contacto con una orquesta sinfónica y dando comienzo a lo que presenta como “el inicio de todo un proyecto de abordar distintas ramas del arte”.

“Yo sé que con orquesta sinfónica voy a cantar en ocasiones muy especiales como estas, porque mi forma de hacer música es otra, pero es una ilusión muy grande para mí poder llegar a cumplir determinado rol en otras artes”, confesó Pintos.

La propuesta de “Universo Paralelo” se desplegará en tres noches de noviembre (las del jueves 21, viernes 22 y sábado 23) en el estadio Buenos Aires Arena que se está construyendo en el barrio porteño de Villa Crespo.

Sereno y relajado para contar acerca de este singular paso en un trayecto que construyó desde 1997 a partir de 11 álbumes de estudio en un crecimiento constante, certificado en infinidad de premios y en hitos como llenar dos veces el estadio de River, asume que “musicalmente hacer un concierto con una sinfónica no se parece a nada que haya experimentado antes”.

“A nivel musical –especifica- me ha llevado a tener que reinterpretarme y reinterpretar mis canciones que se convierten en otras muy distintas. Eso me hace sentir en un papel diferente al que cumplo habitualmente y eso es ya como un universo paralelo”.

En ese espacio que decidió habitar, el músico bahiense de 35 años aclara que “el repertorio del concierto no es una especie de grandes éxitos con una sinfónica y por eso digo que me está llevando a redescubrirme y a buscar por lugares de mi repertorio donde hacía rato que no andaba”.

Por ello, la nómina de temas para este “Universo Paralelo” incluirá piezas como “100 años” (banda sonora de la exitosa tira de época de Eltrece “Argentina tierra de amor y venganza”), “Cuando ya empiece a quedar solo”, “Arder en libertad” y “Motivos”.

“Son canciones que siempre tuvieron un carácter más experimental en mi repertorio porque la música sinfónica tiene eso, es encantadora absolutamente y a todas las canciones les potencia al máximo su emotividad”, asegura.

Así como en un momento dio un vuelco a su sonido pasando del folclore y de obra ligada a la canción nativa hacia el pop latino, Abel atribuye aquel cambio y estas nuevas búsquedas estéticas a “algo que tiene que ver con mucha curiosidad”.

En ese plan movido por la decisión de explorar, repasa que ya estudia música “de manera formal para alguna vez dirigir yo mismo una orquesta” y que “quiero escribir y publicar libros alguna vez”.

Pero mientras esos procesos hallan su lugar en el tiempo, Pintos cuenta que “ahora que ‘Universo Paralelo’ ya está andando después de un año de mucho trabajo, me puse a trabajar en mi disco nuevo y en estos días ando por el estudio tras un disco nuevo”.

Si en “11”, que publicó en 2016 y fue su anterior disco de estudio, recurrió a los aportes de producción del rockero español Leiva y el escandinavo Martin Terefe pero participó del concepto del registro junto a su hermano Ariel, para su próximo álbum a editarse a mediado del año próximo “es la primera vez que no me meto para nada en la producción”, avisa.

“Voy a trabajar con varios productores, entre ellos Eduardo Cabra (quien fuera el Visitante de Calle 13), pero la otra particularidad del disco -abunda Abel- es que compuse en coautoría con muchos artistas como fruto de una gira de composición que me tuvo casi dos meses por ciudades de América y Europa”.

La nómina de autores que se encontraron con Pintos la integran, entre más, el peruano Gian Marco, los españoles Diego Cantero (Funambulista), Beatriz Luengo y Vanesa Martín, el mexicano Mario Domm y el cubano Yotuel de Orishas.

De cara a ese trabajo con la friolera de 40 temas -de los que deberán quedar no más de 16- considera que “naturalmente tiene un carácter internacional, pero no por un objetivo de mercado sino por mi propio eclecticismo y por el gusto de hablar otros idiomas musicales”.

Algo de esa propuesta quizás empiece a develarse en la gira de verano argentina que incluye el paso por no pocos festivales de carácter folclórico en los que, indica, “me siento muy agradecido, ya que sin ser un músico tradicional me siguen dando espacio, me hacen sentir muy cómodo y eso lo disfruto mucho”.

Artículos Relacionados